Cómo lidiar con conductas del hermano mayor.

No es inusual que los celos se traduzcan en cambios de la conducta del niño.

Dependiendo de personalidades y edades, los segundos embarazos pueden afectar de diversas maneras. Qué actitudes adoptar para lidiar con los celos y regresiones.

Entre los cambios que implica un embarazo, solemos dedicarle poco tiempo a la preparación psicológica de nuestro hijo cuando está por llegar un hermanito. Pero es necesario comunicárselo prontamente, dado que esto implica una transformación en su dinámica familiar que por ende tendrá que, junto a sus padres, reacomodar. Darle tiempo para que procese la noticia permite que pueda aceptar al nuevo integrante del hogar y establecer con él un vínculo favorable.

Si bien, cada niño responde de manera distinta, dependiendo de su edad, su personalidad y el contexto familiar, la noticia de la llegada de un nuevo hermano suele experimentarse como uno de los acontecimientos más difíciles de afrontar. Esto desemboca en un cierto amor – odio con el hermanito. Esta ambivalencia es una reacción natural y transitoria causada por dos motivos: Por un lado, los celos y el miedo a perder el amor de sus padres y por otro, el entusiasmo y curiosidad de lo que se viene.

No es inusual que los celos se traduzcan en cambios de la conducta del niño: se pueden mostrar más irritables, con dificultades para conciliar el sueño, cambios en los hábitos de alimentación (disminución o aumento de ingesta), falta de control de esfínteres, o dificultades en el lenguaje. Quizás el fin de estas conductas sea preservar la atención de sus padres.

Algunos consejos a los padres para que el niño pueda afrontar la noticia favorablemente:

· A través del juego, podes construir, junto a él/ella,el nuevo rol que deberá asumir: pasará de ser hijo único a hermano · Explicale que aunque lleguen otros bebés lo seguirán amando como siempre

· Hacelo participe de los preparativos del bebé, sin obligarlo

· Respetá sus tiempos de adaptación a la nueva dinámica familiar

· Compartí un tiempo con tu hijo a solas, para que pueda sentir que su lugar sigue intacto

· Dejá que exprese sus sentimientos y emociones

La relación fraterna se construye y cuanto antes lo empieces a trabajar, mejor será el vínculo que se genere entre hermanos. ¡No esperes hasta último momento!

Fuente: psicóloga Eliana Alvarez, para Con Bienestar.

Compartir

Comentarios