El joven fue asesinado por su cuñado el domingo pasado.

Mucha presencia policial en un cortejo fúnebre del barrio Juan XXIII (Foto La Gaceta)

Alan Rojas fue asesinado por su cuñado en su vivienda del barrio Victoria el domingo pasado. Operativo especial de la Policía para evitar incidentes.

Un equipo especial de la Policía estuvo en el barrio Juan XXIII conocido como La Bombilla en el  cortejo fúnebre de Alan Rojas, un joven que fue asesinado el domingo pasado, para resguardar a la sociedad. Resulta que amigos y familiares realizaron varios disparos al aire.

El velorio se había efectuado en la zona oeste de la capital.  Los allegados fueron vigilados por agentes de Infantería; del grupo CERO; del Grupo Operativo Motorizado de Tucumán (GOMT); y del Grupo Especial de Apoyo Motorizado (GEAM).

En momentos de los disparos, el personal de la fuerza de seguridad logró contener una posible repetición de los incidentes, de acuerdo a fuentes policiales, cuando salían de “La Bombilla”.

No es la primera vez que la Policía planifica un operativo en los cortejos fúnebres con el fin de evitar inconvenientes.

El caso

Rojas fue ultimado por su cuñado. El joven se encontraba con su pareja en una vivienda de pasaje Lautaro al 2.100, en el barrio Victoria, cuando le dispararon en el pecho. El sospechoso del asesinato  fue detenido luego.

Compartir

Comentarios