Madres de niños enfermos luchan contra la crisis.

El grupo estaba formado por 30 menores, pero cuatro de ellos perdieron la batalla.

Familiares de los menores que padecen la enfermedad necesitan un trasplante de médula en un contexto de crisis. Califican como 'casi imposible' el hecho de conseguir donantes.

Apenas han tenido la oportunidad de saber lo que significa vivir, cuando la muerte ya les ronda cada día. Son 26 niños venezolanos con leucemia y otras patologías que esperan un trasplante de médula ósea para salvar sus vidas. Es urgente, muy urgente. Tan solo un par de semanas atrás, el grupo estaba formado por 30 menores, pero cuatro de ellos perdieron la batalla.

Sus madres, luchadoras incansables, buscan el milagro en un país donde se hace difícil conseguir un antialérgico, un antibiótico, un ansiolítico o una vacuna. Encontrar el camino que las lleve a conseguir un donante para sus hijos es casi un imposible, pero no están dispuestas a renunciar.

Fuente: EFE.

Compartir

Comentarios