Brasil

Las regiones más violentas fueron las más pobres del país. (EFE)

Un informe oficial revela que en el último año relevado, 2017, hubo 65.602 asesinatos.

Brasil alcanzó una cifra récord de homicidios anuales, con 65.602 en 2017, lo que supone una media de 31,6 muertes violentas por cada 100.000 habitantes, según el informe dado a conocer hoy por el Foro Nacional de Seguridad Pública y el gubernamental Instituto de Pesquisa Económica Aplicada (IPEA).

Las regiones más violentas fueron las más pobres del país, el norte amazónico y el noreste, donde el índice de homicidios fue de 45 cada 100.000 habitantes.

"El estudio trae tendencias preocupantes en todo sentido", dijo el presidente de IPEA, Carlos Von Doellinger.

Según el funcionario, la disputa territorial por el tráfico de drogas en el norte amazónico fronterizo con Colombia, Perú y Bolivia por parte de las bandas criminales de Río de Janeiro y de San Pablo, explica el aumento de los homicidios en la región.

El informe contextualizan la creciente ola de violencia que vive Brasil y salen a la luz en plena polémica con el gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro, que promueve la flexibilización de la portación de armas.

El perfil con mayor posibilidad de muerte violenta en Brasil corresponde a un hombre joven, negro y soltero, lo que demuestra una fuerte desigualdad por cuestión de etnia. El 75 % de las víctimas de homicidio en 2017 eran negras o mulatas.

La tasa de víctimas negras por homicidio creció un 33,1 % frente al 3,3 % de las personas no negras; el estado de Rio Grande del Norte, con 87 muertos por cada 100.000 habitantes negros, encabeza la lista al superar la media nacional.

"Hay un crecimiento de las desigualdades por raza, los negros mueren más y esa diferencia crece; el racismo tiene que ser encarado de frente en la sociedad", apuntó el coordinador de IPEA, Daniel Cerqueira.

Además, el informe alerta sobre el aumento de jóvenes muertos, que produce un envejecimiento de la población y supone un obstáculo en el desarrollo social del país; en 2017 un total de 35.783 jóvenes de entre 15 y 29 años fallecieron, lo que supone una cifra récord en los últimos 10 años.

Otro de los puntos más destacados del informe es el aumento de femicidios, que alcanzan la cifra de 13 por día. En 2017 se registró el dato más alto de los últimos diez años de mujeres asesinadas, 4.936, siendo el 66 % de ellas negras.

En este punto, Cerqueria explicó que en los últimos años hubo una disminución de los homicidios de mujeres fuera de las residencias, pero dentro de ellas el aumento fue considerable, en la mayoría de los casos por arma de fuego.

Compartir

Comentarios