el derecho al voto a los policías

La Junta Electoral garantizó el derecho al voto de los policías en los comicios del 9 de junio

La Junta Electoral provincial resolvió garantizar el voto de los efectivos policiales que realizarán la custodia de cada una de las mesas de votación.

La Junta Electoral provincial, integrada por los doctores Daniel Posse, Washington Navarro y Estela Giffoniello, resolvió garantizar el voto de los efectivos policiales que realizarán la custodia de cada una de las mesas de votación en las elecciones de renovación de autoridades provinciales este domingo 9 de junio. Para ello debió modificar una resolución anterior en la que les permitía a los agentes votar en la mesa que custodiarán, ante el reclamo de varios partidos políticos que pretendían que los efectivos no votaran en esos lugares, por lo que podrán hacerlo en las mesas donde estén empadronados.


El planteo fue realizado por los apoderados del Frente Hacemos Tucumán, Alfredo Dato y Ariel Sosa, aduciendo que la votación de los agentes en la mesa que custodiarán “es contraria a la Ley Nacional y excede las funciones habilitadas a la Junta Electoral Provincial”.  Esta posición fue respaldada por varios otros partidos al consultárseles opinión sobre el particular.
Cabe recordar que la presencia de los policías de vigilancia en las mesas electorales se adoptó ante la sensible baja en la cantidad de efectivos de Gendarmería que envió el gobierno nacional, en relación con la cantidad solicitada por la Junta Electoral para garantizar la seguridad de votantes y urnas.
En consecuencia, la JEP recomendó al jefe de Policía que la tarea de custodia de los policías en las mesas electorales el 9 de junio comience a las 10 y hasta la finalización de los comicios, con el objetivo de que dispongan de dos horas desde el inicio de las elecciones para salvaguardar su derecho al voto y que emitan el sufragio en la mesa que les corresponda de acuerdo al padrón original. 

Sólo vigilancia
En otra resolución, la Junta Electoral precisó la tarea que desempeñarán los policías en cada mesa electoral, disponiendo que “tendrán a su cargo exclusivamente la custodia y preservación de la urna perteneciente a dicha mesa debiendo permanecer a una distancia no menor de tres metros sin poder rotar entre las mesas y no tendrán contacto físico con ella excepto cuando estuviere en riesgo su integridad”. También consignó que cada policía de vigilancia “no podrá ingresar al cuarto oscuro al momento de la emisión de los votos por parte de los electores, ni en forma posterior, luego de cerrado el acto electoral, al ámbito donde se realice el escrutinio provisorio, salvo que las autoridades electorales requieran su intervención”.

Compartir

Comentarios