Mitos sobre la epilepsia

Epilepsia: una de las enfermedades crónicas neurológicas más frecuentes

A pesar de que la epilepsia ha sido uno de los primeros trastornos descritos en la historia de la neurología aún es una enfermedad rodeada de mitos y desconocimiento, y arrastra un retraso en el diagnóstico que puede alcanzar hasta los 10 años.

Mitos como el que una mujer con epilepsia no puede quedarse embarazada; o que no tiene tratamiento (lo hay farmacológico para más de un 70 % de los casos).

O que en una crisis hay que introducir algo en la boca del afectado para que no “se trague“ la lengua (sólo hay que procurar que nada impida su respiración); o que las personas con epilepsia no pueden trabajar.

Y este desconocimiento por parte de la población tampoco se explica si se atiende a su alta prevalencia.

Se estima que en España puede haber unas 400.000 personas que padecen esta patología que se manifiesta en crisis recurrentes como resultado de un exceso de actividad eléctrica en el cerebro, pero no en todas las crisis el paciente sufre convulsiones.

Así lo ha destacado a EFEsalud el doctor Pedro Serrano Castro, especialista en Neurología del Hospital Regional de Málaga, con ocasión del Día Nacional de la Epilepsia.

 

Convulsiones

Sobre las convulsiones explicar que son episodios breves de movimientos involuntarios que pueden afectar a una parte del cuerpo (convulsiones parciales) o a su totalidad (convulsiones generalizadas) y a veces se acompañan de pérdida de la consciencia y del control de los esfínteres.

Pero de acuerdo con el doctor Serrano, las personas con epilepsia que responden al tratamiento rondan el 70 por ciento de los casos y pueden llevar una vida prácticamente normal.

Luego hay un grupo de entre un un 25/30 por ciento que son refractarios a los tratamientos.

“Son los que ocasionan más dificultades, aunque se pueden plantear alternativas no farmacológicas como la neurocirugía”, señala el doctor.

 

Epilepsia: dos tipos de crisis

Existen dos tipos fundamentales de crisis epilépticas: las generalizadas; y las parciales o focales.

En las crisis generalizadas, la descarga epiléptica afecta al mismo tiempo a toda la superficie del cerebro, y en las parciales o focales, la descarga epiléptica comienza en una parte del cerebro.

Las focales tiene su origen en redes limitadas a un hemisferio.

De acuerdo con la Sociedad Española de Neurología (SEN), estas epilepsias pueden ser, entre otras, de causa genética, de causa estructural/metabólica, o de causa desconocida.

Cada año se detectan entre 12.400 y 22.000 nuevos casos  y aunque afecta a todos los grupos de edad, su incidencia es mayor en niños, adolescentes y ancianos.

Fuente: EFE Salud

Compartir

Comentarios