Recorte presupuestario en el Conicet

Crisis en la ciencia

Jorge Luis Aliaga, investigador del Conicet, señaló que los salarios de los investigadores se han deteriorado en un 25% comparado a 2015 y que la partida de gastos de funcionamiento se redujo a un 3%.



Científicos de todo el país dieron a conocer la situación crítica por la que están pasando laboratorios y centros de investigación. Dificultades como las que llevaron a la bióloga Marina Simian, que estudia los mecanismos de resistencia a la medicación para el cáncer de mama en la Universidad de San Martín, a convertirse en una figura mediática después de participar en un programa de juegos de TV para conseguir el dinero necesario para mantener su laboratorio en funcionamiento.

Bajo el lema "sin ciencia no hay futuro", los investigadores solicitaron la reinstalación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva; la sanción de una ley de financiamiento de la ciencia y la tecnología que fije metas cuantitativas de inversión en el sector a corto, mediano y largo plazo; la declaración del estado de "emergencia presupuestaria" del Conicet; la regularización del pago de los subsidios adeudados, y el aumento de los montos disponibles para la financiación de proyectos con el fin de cubrir el deterioro de su poder de compra.

 

Jorge Aliaga, exdecano de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y actualmente secretario de planeamiento y evaluación institucional de la Universidad Nacional de Hurlingham, cuestionó el anuncio que hizo días atrás el gobierno nacional donde comunicó que destinarán 1000 millones de pesos a normalizar el funcionamiento del sistema, cuando para mantener el presupuesto de la función ciencia y tecnología a niveles de ese año (2015), hoy se requerirían 23.000 millones más de lo asignado.

Ante este panorama, el físico analizó los recortes sufridos en todos los rubros, que en algunos casos llegan al 70%. En este sentido, señaló que los salarios de los investigadores se han deteriorado en un 25% comparado a 2015 y que la partida de gastos de funcionamiento se redujo a un 3%. 

"Todos los organismos han recibido recortes en los presupuestos. Hay una pérdida muy grande y en particular en el Conicet la pérdida se da en dos rubros. Por un lado, los salarios de los investigadores se han deteriorado al mismo ritmo que los de la Administración Pública, es decir más o menos un 25% comparado con el 2015, y por otro lado, la partida de gastos de funcionamiento que es lo que el Conicet gira a los institutos para poder comprar los insumos básicos, el funcionamiento y pagar los servicios pasó de ser un 10% del presupuesto del Conicet a ser este año del orden del 3%, con lo cual en la práctica el año pasado, los directores de esos institutos recibieron en pesos el 40% de lo que habían recibido en el 2017 con una inflación del 50%", detalló el investigador del Conicet. Resultado de imagen para conicet investigaciones

Indicó, además, que los investigadores para poder desarrollar sus trabajos aplican a subsidios, los cuales se ven demorados por los recortes que hubo. 

"Hay convocatorias donde presentan proyectos de investigación que son evaluados y seleccionados de una manera muy rigurosa y reciben financiamiento. Ese financiamiento que lod a la Agencia de Promoción Cinetífica Tecnológica también ha recibido el recorte del orden del 40%y además como los programas demoran en ser evaluados y ejecutados empiezan a recibir los grupos subsidios que fueron calculados con dólares de hace dos o tres años, con lo cual la capacidad de lo que se puede hacer también es restringido", explicó.

Advirtió, también, que "los problemas impactan distinto en función de qué grado de avance uno tenga en su profesión. Si uno todavía está formándose lo que ve es que no va a poder terminar ese trabajo y que la posibilidad que se encuentra solamente es salir al exterior. Si uno es más grande, ya está formado, lo que ve es que ha hecho muchísimo esfuerzo para tratar de estar haciendo una tarea de investigación competitiva, que si se demora por dos o tres años lo que puede ocurrir es que ese tema ya sea obsoleto porque otro lo resolvió, con lo cual todo el esfuerzo que se hizo se pierde y uno se atrasa muchísimo en la carrera de lograr avanzar y descubrir nuevas cosas", señaló. 

El científico dijo que todavía no se está registrando la fuga de cerebros en aquellos investigadores que están formados y que tienen un lugar en el sistema, ya sea en un cargo en la Universidad o en el Conicet. 

No obstante, alertó que "los que sí están tomando decisiones de ir a hacer estadías por ahora temporales en el exterior son los jóvenes que se doctoran porque la posibilidad que había para ingresar a la carerra científica fundamentalmente se vio limitada porque de incorporar 1000 investigadores nuevos por año, el actual gobierno lo bajó a menos de la mitad, con lo cual está quedando en el orden de los 500 investigadores recién formados sin posibilidad de incorporarse no solo al Conicet, sino a cualquier otro lugar. Esos más de 1500 jóvenes que no tienen lugar están viendo, por ahora, cómo se incorporan haciendo un posdoctorado en el exterior. El problema es que si eso se prolonga indefinidamente esa gente se va a perder porque se va a quedar en esos lugares", predijo.  

Compartir

Comentarios