Silvia Maldonado

LAs manifestaciones de familiares y amigos al conocerse el fallecimiento de la adolescente

Cinco días después del incidente que apagó la vida de Silvia, la Fiscalía y Gendarmería realizarán una inspección ocular en Teodoro Fels 1819. El trámite de hoy tiende a clarificar distancias para compararlas con los relatos.

Danza de teorías

La ocasión, también será propicia para reducir el elevado número de hipótesis que detallamos a continuación:

Golpes y tiro: alude a golpes de la policía contra Silvia y una hermana. El avance de los amigos de las menores. El alejamiento de los efectivos. Y el disparo de no más de diez metros.

Remate en el piso: afirma que el policía derribó a Silvia y le disparó tirada en la vereda de su casa.

Accidental: la defensa jura que Abraham sacó la Itaka y se le trabó el gatillo. Usó la pistola. Disparó al piso y el proyectil, de rebote, impactó en Silvia.

Abraham huyó: la cuarta versión es que Abraham se fue atemorizado por la gente. Sus pares de la segunda camioneta vieron a Silvia caída y se lo informaron a los gritos, en el camino.

Intencional: la hermana de Silvia, de 13 años, indicó que Abraham apuntó y disparó porque quiso. Luego, se habría jactado: “Mirame bien a la cara. Yo le di el cuetazo a tu hermana”.

Alcoholizado: Abraham habría actuado ebrio. Como no le permitieron ingresar a la casa, empujó a las adolescentes. Alguien lo apedreó. Se puso nervioso y disparó. Al ver herida a la joven se “abatató” y sólo atinó a huir, sin sentido alguno.

 

Vigilancia en la Comisaría Quinta las 24 horas y en redes sociales

La muerte de Silvia generó enfrentamientos frente a la Seccional Quinta.

El resultado fue policías heridos y múltiples destrozos en el frente del edificio, casas vecinas y el cordón verde de la calle Antenor Álvarez y viviendas hacia el sector de la iglesia Santa Rita.

Desde la muerte de la jovencita, la Comisaría tiene vigilancia las 24 horas.

Con sutileza, la fuerza vigila a los jóvenes proclives a la violencia, muchos prontuariados y con varias caídas en su haber.

Los vehículos en que se “desparramarían” mensajes amenazantes serían sitios en Facebook, o bien en los grupos de Whatsapp.

Fuente: El Liberal

Compartir

Comentarios