Controlaron golpe de Estado en Etiopía luego del asesinato.

La rebelión fue llevada adelante por el jefe de Seguridad de la región capital.

El jefe del gobierno de la capital de Etiopía, Ambachew Mekonnen, fue abatido junto a tres auxiliares. Autoridades nacionales aseguran que la situación está controlada.

El Gobierno de Etiopía aseguró este domingo que mantiene bajo control la situación en Amhara tras un fallido golpe que costó la vida al presidente del gobierno regional, Ambachew Mekonnen, uno de sus asesores y dos generales, entre ellos el jefe del Estado Mayor.

La oficina del primer ministro Abiy Ahmed indicó que el jefe de seguridad de la región, el general Asamnew Tsige, es el responsable del intento de golpe de Estado. Asamnew fue liberado de prisión el año pasado tras recibir una amnistía.

"El Gobierno Federal controla por completo la situación en la Región de Amhara en cooperación con el Gobierno Regional dirigido por el vicepresidente Lake Ayalew, acorde a la Constitución", indicó la oficina de Ahmed en el comunicado, publicado en Twitter en árabe e inglés.

"Muchos de los individuos involucrados en estos ataques han sido arrestados y hay una operación en curso para detener a los restantes", detalla el texto.

El presidente del estado de Amhara, Ambachew Mekonnen, y su asesor, Ezez Wassie, fallecieron y el fiscal general del estado, Migbaru Kebede, resultó herido durante el golper el sábado por la tarde en la capital de la región, Bahir Dar, 

Asimismo, la declaración confirma la muerte del  jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa Nacionales, general Seare Mekonnen, y del general retirado Gezai Abera.

Ambos fueron asesinados anoche en la capital etíope, Adís Abeba, en la residencia del general Seare, por un guardaespaldas que también fue arrestado. 

Desde la capital del país, Seare dirigía la operación militar para sofocar este levantamiento.

"Este intento de golpe pretendía desestabilizar nuestro país y no se limita solo a la región de Amhara", advirtió hoy el portavoz del primer ministro, Nigussu Tilahun, en una rueda de prensa en Adís Abeba, ciudad en la que también se reportaron disparos.

Al poco tiempo de que se hiciera público el inicio de la intentona, el acceso a internet fue restringido en todo el país, situación que hoy todavía persiste, más de 15 horas después de que las fuerzas de seguridad aseguraran haber restaurado la normalidad.

Para los analistas, estos acontecimientos ilustran la gravedad de la crisis que padece Etiopía, donde el primer ministro Abiy, que llegó al poder el año pasado, se enfrenta a dificultades por sus reformas.

También el gobierno de Abiy enfrenta a una presión cada vez mayor por parte de hombres fuertes de la región, incluso en Amhara, un punto álgido de la creciente violencia étnica en Etiopía.

Fuente: Telesur.

Compartir

Comentarios