San Jorge volvió a Tucumán.

Maximiliano Guardia y Víctor Nazareno Godoy se manifestaron nuevamente contra el trabajo de Adrián Franklin.

Luego de la protesta y retirada en la final ante Alvarado, el plantel continuó en sintonía contra el árbitro Franklin al arribar a la provincia: "fue muy evidente lo que pasó".


Sumido en la opinión popular a nivel nacional y aturdido aún por lo ocurrido en Mar del Plata, el plantel de San Jorge volvió a Tucumán con la misma angustia que lo llevó a realizar la sentada de protesta contra el árbitro Adrián Franklin y posterior retirada de la cancha que produjo el festejo de ascenso de Alvarado a la B Nacional.

Maximiliano Guardia tomó la posta ante los micrófonos y manifesto una mezcla de sensaciones encontradas: "estamos con bronca, molestos, enojados. La gente que sabe de fútbol está de acuerdo con la decisión que tomamos, era algo obvio por lo que teníamos que pasar, fue muy evidente lo que pasó ayer, está en imagenes y lo vio todo el país. Fue muy grande lo que pasó".

El lateral del Expreso, quien vio la roja por una agresión al árbitro luego del gol que le dio el 1-0 al equipo local, manifestó al igual que su presidente, Gastón Sáez, las sospechas que surgieron en la previa: "sabíamos que podía llegar a pasar eso, un cierto favoritismo del árbitro para el local, pero no imaginábamos que sea así, que iba a haber un poco más de discreción". Con respecto a la decisión para llevar adelante la protesta, aseguró que "fue entre todos, no te daban ganas de seguir jugando".

Por su parte, el entrenador Víctor Nazareno Godoy no puso en duda su continuidad en el mundo del fútbol, aunque lo sucedido le produjo "mucha impotencia" y que "está todo muy sucio".

Compartir

Comentarios