Programa Abrigar

Asistencia a las personas en situación de calle

Ana Carrera, referente del programa Abrigar, dijo que la presencia de más personas en las calles es consecuencia del comntexto económico y social que atraviesa el país. El programa trabaja en conjunto con ONG para brindar asistencia a aquellos tucumanos que no tienen un lugar para residir.


El frío comenzó a hacerse sentir en estos últimos días y la gente que vive en la calle, que no tiene un hogar al que regresar para pasar la noche, se vuelve aún más vulnerable en esta época del año.

Ante este panorama, existen diferentes programas para ayudar a las personas en situación de calle y pasan la noche a la intemperie en diferentes puntos de la capital y la provincia.

El programa Abrigar, del Ministerio de Desarrollo Social, puso en marcha su tercera edición, en un acto que se desarrolló ayer en el dispositivo CERCA, que funciona en la sede de la Comisaría Primera.

Mediante esta iniciativa, las personas mayores de 18 años, pueden acceder a un parador para resguardarse y pasar la noche. A las personas que no lo desean, se les proporciona abrigo, alimentos y bebidas calientes.

Ana Carreras, referente del programa Abrigar, dijo que como parte del contexto económico y social que vive el país se evidencia el aumento de personas que viven en las calles por necesidad.

Teniendo en cuenta esta situacón, explicó que "el Abrigar apoya un mejor estar y obviamente trabaja para que esas personas encuentren un lugar que muchas veces tiene que ver con revincularse con la familia, con cuestiones de salud mental, y también hay una voluntad de las personas de mantenerse en situación de calle, entonces ante los fríos la idea es acompañar".  

Contó que las personas comprometidas en esta acción recorren los sectores donde se concentran personas en situación de calle. "Salimos los viernes y sábado con el operativo y cuando es necesario ampliamos la cobertura. En estas salidas les brindamos alimentación, hacemos un registro de indentificación de las diferentes situaciones y en el caso de que haya voluntad el traslado al albergue muncipal o de Cáritas, pero en realidad hay bastante rechazo al traslado porque la gente se apropia de un espacio", indicó. 

Explicó, también, que se registran las diferentes situaciones de consumo. "En general, los albergues ponen como condición que las personas que asistan no hayan consumido en el día, lo cual generaría algunas dificultades en el albergue, pero también es una forma que muchas personas disminuyan el consumo y se puedan incorporar a estos espacios". 

Ana comentó que están "trabajando con organizaciones que no tiene una estructura organizativa como Cáritas, pero si son grupos de personas que le acercan un plato de comida durante la semana a la gente. La idea es potenciar los recursos del Estado y de las ONG, que nos plantearon la necesidad de un apoyo en cuanto a mercadería para poder seguir sosteniendo la actividad, lo cual se ha hecho a través de las secretaría de Políticas Alimentarias".  

En este sentido, destacó que lograron "con un esquema que todos los días sale alguna organización con un plato caliente y los sábados hacemos una cobertura nosotros porque es el día que no hay ninguna organización saliendo".  

Para finalizar, indicó que ante estos casos se puede llamar al 103 que es de Defensa Civil, que funciona las 24 horas o al 102 que funciona de 8 a 20. 

Compartir

Comentarios