La Coca Sarli

Confesión: Isabel hubiese tenido un destino mundial fabuloso, dijo Armando Bó.

La relación de "La Coca" con el director Armando Bó marcó su destino, ya que ella nunca quiso separarse del artífice de su profesión.

"La Coca" Sarli, fallecida ayer a los 89 años, "cometió un error o un acierto muy grande" al quedarse "al lado" de Armando Bó, quien la consideraba "una muchacha que hubiera tenido un destino internacional fabuloso", según el testimonio del director recogido por su colega y productor Rodolfo Kuhn en un libro que publicó en 1983.

"Nos llamó Robert Aldrich y nos llevó a la Metro. Isabel no le da valor a nada: yo entro a la Metro y tiemblo, pienso en la fama, en el león, qué sé yo, pero a Isabel no le movió un pelo y se reunió hablar", dice el cineasta en el testimonio que Kuhn recogió en su libro "Armando Bo-El cine-La pornografía ingenua y otras reflexiones".

Sarli "tiene la suerte de que habla muy bien inglés y se pone hablar con este hombre que le dice 'tengo para usted una película para empezar con un segundo papel pero tiene que quedarse por cuatro años'. Isabel me miró y en vez de agradecer peleó. Dijo que prefería ser cabeza de ratón y no cola de León", asegura el artífice de la carrera de "La Coca", fallecido en 1981.

Bó recordó que la actriz le dijo a Aldrich "yo segundos papeles no hago; el día que tenga que ser segunda renunció. Yo voy a ser siempre primera y no voy a firmar con usted ni con nadie. Me conviene más filmar en mi patria, yo soy muy tranquila, vivo en casa con mi madre".

Y Aldrich le contestó "le traemos a su madre" a lo que "La Coca" respondió "no, no hace falta".

"Si hubiese agarrado eso, quizá su destino hubiera sido otro para mejor o para peor, no sé, era entrar por la puerta grande del cinematógrafo mundial", aseguró Bó.

"Siempre diré una cosa: Isabel cometió un error o un acierto muy grande: se quedó al lado mío, porque Isabel es una muchacha que hubiera tenido un destino internacional fabuloso. Además yo estoy seguro de que mi presencia física y profesional apartó muchas intenciones".

 

"¿Qué pretende usted de mí?"

"¿Qué pretende usted de mí?", una de las frases más famosas del cine nacional, es atribuida a una escena de "Carne", uno de los clásicos de Sarli. Delicia, la chica humilde del frigorífico, está por ser violada por Romualdo "El Macho" Quiroga y le grita: "Canalla, ¿qué pretende usted de mí?". Sin embargo esto es falso. La escena existe, pero a Quiroga ella le dice: "Canalla, se va a arrepentir toda la vida de lo que hace". Hay otra película de Armando Bó, "Y el demonio creó a los hombres" (1960), en donde el personaje de la Coca dice en un momento: "¿Por qué me persigue? ¿Qué pretende de mí?". La confusión entre la escena de "Carne" y esta frase construyeron el mito.

Fuente: La Capital

Compartir

Comentarios