Cáncer de próstata

En la actualidad, las pruebas de diagnóstico para el cáncer de próstata son demasiado inespecíficas para diferenciar a las personas que no lo tienen.

La nueva prueba experimental llamada 'PUR' (Riesgo de orina de próstata, por sus siglas en inglés) también identifica a los hombres que tienen hasta ocho veces menos probabilidades de necesitar tratamiento en los cinco años posteriores al diagnóstico.

Investigadores de la Universidad de East Anglia y el Hospital de la Universidad de Norfolk y Norwich, en Reino Unido, han desarrollado una prueba de orina para diagnosticar el cáncer de próstata agresivo y predecir si los pacientes necesitarán tratamiento hasta cinco años antes que los métodos clínicos estándar.

Se espera que el avance pueda ayudar a un gran número de hombres a evitar una biopsia inicial innecesaria y repetidos seguimientos invasivos para pacientes de "bajo riesgo" en vigilancia activa.

El cáncer de próstata por lo general, se desarrolla lentamente y la mayoría de los casos no requerirán tratamiento.  Sin embargo, los médicos luchan para predecir qué tumores se volverán agresivos, lo que hace difícil decidir el tratamiento para muchos hombres.

Las pruebas que se usan con más frecuencia para el cáncer de próstata incluyen exámenes de sangre, un examen físico conocido como tacto rectal digital, una resonancia magnética o una biopsia.

El doctor Jeremy Clark, de la Escuela de Medicina de Norwich, señala que "esta investigación muestra que nuestra prueba de orina podría usarse no solo para diagnosticar el cáncer de próstata sin la necesidad de una biopsia con aguja invasiva, sino también para identificar el nivel de riesgo de un paciente. Esto significa que podemos predecir si los pacientes con cáncer de próstata ya en vigilancia activa requeriría tratamiento".

"Lo realmente emocionante es que la prueba predijo la progresión de la enfermedad hasta cinco años antes de que fuera detectada por métodos clínicos estándar, añade. Además, la prueba permitió identificar a los hombres que tenían hasta ocho veces menos probabilidades de necesitar tratamiento dentro de los cinco años posteriores al diagnóstico".

"Si esta prueba se usara en la clínica, un gran número de hombres podría evitar una biopsia inicial innecesaria y el seguimiento invasivo y repetitivo de hombres con enfermedad de bajo riesgo podría reducirse drásticamente", asegura.

Fuente: Infosalus

Compartir

Comentarios