Caso Jimena Salas

Nicolás Cajal llegando a la audiencia de imputación. FOTO LA GACETA

Nicolás Cajal declaró durante dos horas durante la audiencia de imputación en donde los fiscales dieron a conocer las pruebas en su contra. No quedó detenido.

El viudo de Jimena Salas, Nicolás Cajal, fue imputado por el delito de “supuesto encubrimiento agravado” en perjuicio de quien había sido su esposa.

  • El viudo de Jimena Salas ratificó su inocencia y dijo que no teme quedar detenido

Los fiscales penales de UGAP, Ana Inés Salinas Odorisio y Gustavo Torres Rubelt, hicieron conocer a Cajal durante la audiencia de imputación las pruebas reunidas en su contra.

Luego, el viudo quiso declarar y lo hizo durante dos horas, acompañado de su abogado defensor.

Según quedó asentado en el acta de imputación Cajal habría convencido a la madre de Jimena Salas para que el cuerpo de la víctima fuera cremado, después de la muerte violenta de su concubina, lo que “hace sospechar que el mismo tenía la intención de ocultar una evidencia importante”.

Por otro lado, la investigación reveló que durante las distintas declaraciones que brindó oportunamente Cajal habría ocultado al menos tres números de teléfono que tenía al momento del hecho.

Además se supo que el imputado incurrió en contradicciones en sus declaraciones en relación al recorrido realizado para dirigirse al domicilio el día del homicidio de Salas.

En el decreto de imputación, los fiscales Salinas Odorisio y Torres Rubelt dejaron expresa constancia de que la calificación podría modificarse, como consecuencia de los resultados que con posterioridad arroje la investigación. Ratificaron que sigue vigente la reserva de las actuaciones del legajo.

A la salida de la audiencia, que se extendió por cuatro horas, el abogado Pedro Arancibia, defensor de Nicolás Cajal, declaró: “Todo fue explicado en detalle existen registros de llamadas de los celulares. Cambió de número porque manejaba un celular del trabajo, corporativo. El Procurador y los fiscales desconocen el expediente. Todas las barbaridades responden al desconocimiento de una causa compleja. Me llama la atención a mí y a la sociedad que la causa cambie de fiscales. Es un absurdo. Algunas preguntas fueron tendenciosas y dejaron que Nicolás se explaye".

Por su parte, Cajal expresó: "Todos somos unos perejiles. Me molesta que traten de esclarecer algo a cualquier costo. Creo que hay que trabajar para resolver el crimen y nada más".

Fuente: La Gaceta

Compartir

Comentarios