Abuso de menores

Fiscal Adriana Gianonni

A través de la Fiscalía en Homicidios I, a cargo de la doctora Adriana Giannoni, se formuló el requerimiento de prisión preventiva por un plazo de 24 meses contra un sujeto acusado de abusar de sus hijas de 15, 14, 13 y 11 años.

 

Desde el Ministerio Público Fiscal (MPF) se comunicó que, a través de la Fiscalía en Homicidios I, a cargo de la doctora Adriana Giannoni, se formuló el requerimiento de prisión preventiva por un plazo de 24 meses contra un sujeto acusado de abusar de sus hijas de 15, 14, 13 y 11 años. El Juzgado I en lo Penal, a cargo del doctor Alejandro Javier Tomas, deberá resolver el pedido. Cumplido ese trámite, la causa se encaminaría a que la unidad judicial investigadora solicite la elevación a juicio de la misma, informaron las fuentes judiciales consultadas. 

El caso salió a la luz a partir de una denuncia realizada en Buenos Aires por una adolescente de 15 años. Los ataques se habrían extendido a lo largo de varios años. El imputado ya fue presentado en los tribunales penales, donde se abstuvo de prestar declaración. Era buscado desde marzo de 2018. Antes de ser capturado, residía en la vecina provincia de Catamarca. Se hacía llamar por otro nombre y tenía otra familia. Les había dicho que se había instalado en esa provincia porque tenía problemas con las drogas, pero no les dijo que tenía otra familia. 

Fuentes judiciales informaron que una de las víctimas, de 14 años, quedó embarazada como consecuencia de los ataques sexuales y dio a luz en la Maternidad Nuestra Señora de las Mercedes de nuestra provincia. Según se pudo establecer, los exámenes de ADN confirmaron que el bebé es hijo del acusado. Mediante ese sistema comparativo genético, se determinó que las cuatro menores son hijas del imputado. La licenciada Silvia Morales dirigió las entrevistas a las víctimas y los posteriores psicodiagnósticos. 

El caso 

La causa se inició a partir de la denuncia de una joven de 15 años en la Oficina de Violencia Domestica de la Ciudad de Buenos Aires. La adolescente explicó que era víctima de malos tratos por parte de su padre. En esas circunstancias, la menor explicó que era sometida a abusos sexuales por parte de este sujeto desde que tenía cinco años. Agregó que los ataques habían comenzado cuando residían en Tucumán. 

Ante esta situación, la Oficina de Violencia Doméstica de la CABA continuó con la investigación por los hechos de violencia, pero remitió la causa por el abuso a la fiscalía de la doctora Giannoni. Entonces, con la intervención de la División Delitos Contra las Personas de la Policía tucumana, se logró ubicar a la abuela de la denunciante. 

Al declarar, la muchacha manifestó que temía por sus hermanas. Simultáneamente, llegó un informe de la Maternidad local comunicando que otra de las hermanas, de 14 años, había dado a luz en ese centro médico. Cuando prestó declaración, contó que había sido abusada por su progenitor. Sus otras dos hermanas fueron entrevistadas y en esas circunstancias expresaron que también habían sido víctimas de ataques sexuales. Los estudios médicos confirmaron los abusos.

Trabajo conjunto

Fuentes vinculadas al caso destacaron las tareas coordinadas que se realizaron hasta lograr ubicar a esta persona. No fue una tarea sencilla, ya que no trabajaba en relación de dependencia ni contaba con registro que permitieran dar con su paradero. 

Las medidas investigativas realizadas por el Ministerio Público Fiscal, bajo la dirección de la doctora Giannoni, contaron con el destacado trabajo y desempeño del personal de la Dirección de Investigaciones Zona Sur Buenos Aires, a cargo de los comisarios Adrián Oderda y Ariel Lidivisky.

El procurador Marcelo Sallas trabajó en el caso, en representación del ECIF (Equipo Científico de Investigaciones Fiscales del MPF). Por parte de la Policía de Tucumán, intervinieron las Divisiones Delitos Contra las Personas (comisario Nazareno Villagra) y Homicidios (comisario Cristian Peralta). La Brigada de Investigaciones de Catamarca fue dirigida por los comisarios Enrique Ramos, Martín Sánchez y Diego Ance.

Compartir

Comentarios