Di Lella podría recuperar la libertad.

El máximo Tribunal local ordenó a la Sala en lo Penal III que dicte nuevo pronunciamiento sobre la prisión preventiva.

Condenado a seis años por encubrimiento en el caso Paulina Lebbos, el ex funcionario quedaría libre por un recurso de casación aprobado por la Corte Suprema.

Eduardo Di Lella, condenado a seis años de prisión por el encubrimiento del crimen de Paulina Lebbos, podría recuperar la libertad a partir de un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la provincia (CSJT). El máximo Tribunal local hizo lugar a un recurso de casación de la defensa del ex secretario de Seguridad del gobierno de José Alperovich, y ordenó a la Sala en lo Penal III que dicte “nuevo pronunciamiento” sobre la prisión preventiva” que viene cumpliendo el ex funcionario.

Tras más de un año de desarrollo del juicio oral por el homicidio de la joven, la Sala III, integrada por Carlos Caramuti, Dante Ibáñez y Rafael Macoritto, dispuso en febrero esa medida cautelar -por un año o hasta que el fallo quede firme- en contra de la cúpula de Seguridad en 2016: Hugo Sánchez (ex jefe de Policía); Nicolás Barrera (ex subjefe); y Héctor Brito (ex titular de la Regional Norte), además de Di Lella (foto).

En la sentencia se señaló que se imponía la prisión preventiva, al existir el riesgo de que los condenados intentaran eludir el accionar de la Justicia durante la ejecución”, y que no sólo se trataba de la obstaculización del proceso. Se hizo hincapié en que los cuatro ex funcionarios guardaban vinculaciones personales con las altas esferas políticas y de seguridad. “Aguardar en libertad hasta que la sentencia adquiera firmeza, (llevaría) a que pudieran eludir la pena aprovechando contactos e informaciones”, se dijo.

Después de la resolución de febrero último, la Cámara rechazó el planteo de casación de la defensa. Así, el letrado Gustavo Morales acudió a la Corte con un recurso de queja.

Con los votos en coincidencia de Daniel Posse, Daniel Leiva y Claudia Sbdar, la CSJT avaló la demanda del defensor Morales, quien sustentó que la preventiva era excepcional y que se dicta cuando se encuentran “probados los extremos de peligro de fuga u obstaculización del proceso y las pruebas”. Según el letrado, el fallo “era arbitrario y nulo, al carecer de fundamentos”.

La Corte tomó como antecedente, entre otros, el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) de la causa “Loyo Freire”. En esa resolución se había sostenido que la sola “pena establecida, sin que se precise las circunstancias concretas de la causa que permitiera presumir, fundamentalmente, que intentara burlar la acción de la Justicia, no constituye fundamento válido para los jueces”.

Así, la CSJT ordenó a la Sala III que dicte un nuevo pronunciamiento. Si en el nuevo fallo se mantuviera los mismos fundamentos, Di Lella recuperaría la libertad bajo condena. A la vez, esta situación lleva expectativas a la defensa de Sánchez, en particular.

Fuente: La Gaceta.

Compartir

Comentarios