Vladimir Putin

Rusia forma parte de la OPEP, grupo donde participan países aliados de la organización, liderados por Moscú.

Mientras las empresas petroleras rusas no quieren reducir la producción de crudo, Vladimir Putin sigue vinculado a la OPEP, y mantiene una estrecha relación con uno de sus principales aliados en Medio Oriente: el príncipe saudita Mohammed bin Salman.

Era una decisión clave para el futuro del petróleo.

Los 14 miembros de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) y sus diez aliados, liderados por Rusia, aprobaron en bloque la reducción de la oferta petrolera global durante los próximos nueve meses para mantener más alto el precio del barril de crudo.

La decisión, tras un acuerdo el fin de semana entre Rusia y Arabia Saudita, se produce en un contexto complejo de tensiones entre Estados Unidos e Irán, y de frágil demanda mundial.

Los tres mayores miembros de la OPEP (Arabia Saudita, Irak y Emiratos Árabes Unidos) han mostrado permanentemente su interés en seguir con la política de reducir la producción para estimular el precio, pero la incógnita habitual suele ser la postura del líder ruso, Vladimir Putin, que ha ganado cada vez más protagonismo en las negociaciones.

¿Por qué Putin sigue siendo aliado de la OPEP a pesar de que le trae problemas en su propia casa?

Una de las voces más críticas de que Rusia permanezca en buenos términos estratégicos con la OPEP es Igor Sechin, el poderoso vicepresidente de la petrolera estatal rusa Rosneft.

Sechin advirtió que con la alianza con la OPEP, Moscú le ha cedido una cuota del mercado internacional a Estados Unidos, que es ahora el primer productor de crudo del mundo.

Rusia mantiene una alianza estratégica con la OPEP.

Y considerando que el objetivo de las petroleras rusas es producir más crudo para rentabilizar sus inversiones, la pugna pareciera estar lejos de desaparecer.

"Las ambiciones de reconstruir su rol geopolítico en Medio Oriente superarán las objeciones del jefe de la mayor empresa petrolera y cualquier evidencia de que los recortes están socavando el crecimiento económico", escribió Julian Lee, estratega de petróleo de Bloomberg y exanalista senior del Centro de Estudios de Energía Global.

Uno de los objetivos estratégicos de Putin, argumenta Lee, es mantener en buenos términos su relación con el príncipe saudita Mohammed bin Salman, con quien tiene otros acuerdos comerciales que están en proceso de negociación.

Fuente: BBC Mundo

Compartir

Comentarios