Aunque la última imagen del Telescopio Espacial Hubble coincide con el próximo feriado del 4 de julio en Estados Unidos, los fuegos artificiales cósmicos capturados en la foto se han venido desarrollando durante dos siglos.

Fuegos artificiales cósmicos sobre Paranal

La fuente del espectáculo está a 7.500 años luz de la Tierra en el sistema de doble estrella Eta Carinae, que se encuentra en la constelación de La Quilla (Carina). La Gran Erupción, una explosión gigantesca, ocurrió en el sistema en 1838.

Esto hizo que fuera la segunda estrella más brillante del cielo en abril de 1844. Solo Sirius, una estrella mil veces más cerca de nosotros, era más brillante. En ese momento, Eta Carinae podría incluso ser utilizada por barcos que navegaban por los mares del sur.

Aunque la estrella se desvaneció, su manifestación perdura todos estos años después.

Eta Carinae no es ajena a los arrebatos caóticos. Pero la Gran Erupción fue diferente. De las dos estrellas en el sistema, la más grande es una estrella inestable gigantesca que se acerca al final de su vida útil.

Una nueva teoría plantea la posibilidad de que tres estrellas existieron una vez en el sistema y la Gran Erupción ocurrió cuando la estrella principal canibalizó a una de las otras estrellas. Eso habría enviado más de diez veces la masa de nuestro sol al espacio.

Las explosiones en el espacio dejan su firma. En este caso, una forma gigante formada por gas y polvo que recuerda a los fuegos artificiales permanece alrededor de las estrellas. Juntas, las nubes que irradian calor y brillan con gas de magnesio se conocen como la Nebulosa del Homúnculo.

El material expulsado de la explosión de la estrella en 1838 chocó con otro material que había sido expulsado de la estrella antes y las ondas de choque calentaron todo el material expulsado.

Hubble ha fotografiado a la estrella de muchas maneras durante décadas. La última imagen captura la nebulosa en luz ultravioleta que aparece en azul. El rojo que se ve en la imagen es por el nitrógeno brillante.

“Hemos descubierto una gran cantidad de gas caliente que fue expulsado en la Gran Erupción, pero aún no ha chocado con el otro material que rodea a Eta Carinae”, dijo Nathan Smith, investigador principal del Hubble en el Observatorio Steward de la Universidad de Arizona, en un comunicado. “La mayoría de las emisiones se ubican donde esperábamos encontrar una cavidad vacía. Este material adicional es rápido, y aumenta la apuesta en términos de la energía total de una explosión estelar ya de gran alcance”.

Los rayos de luz en la imagen se parecen mucho a los rayos de sol que se filtran a través de las nubes o el polvo en la Tierra. Aquí, la luz de la estrella está atravesando el polvo y proyectando una sombra.

La imagen ultravioleta ofrece una nueva mirada al sistema estelar, revelando el gas de magnesio de una manera que podría usarse para estudiar otras estrellas o nebulosas.

En cuanto a Eta Carinae, el espectáculo final se producirá cuando el sistema explote en una supernova que eclipse a la Gran Erupción. Los astrónomos no saben si esto ya ha ocurrido porque la brillante explosión de luz estelar producida por el evento no nos alcanzará en 7.500 años.

Fuente: CNN

Compartir

Comentarios