Como en la Copa Libertadores, hinchas brasileños tiraron fuegos artificiales en las inmediaciones del hotel de la Selección y en algunas habitaciones sonaron los teléfonos a primera hora.

La Selección Argentina no tuvo una noche tranquila en Belo Horizonte, donde hinchas brasileños intentaron interrumpir el descanso nocturno en el hotel en el que se aloja la Selección.

Entre la 1 y las 2 de la madrugada, se escucharon fuegos artificiales desde el alojamiento de los jugadores y, según la prensa brasileña, una testigo vio a seis personas haciéndose cargo de los estruendos.

Pero eso no fue todo. En varias habitaciones de los jugadores de la Selección, los teléfonos del hotel sonaron a las 6 y 7 de la mañana, en modo despertador.

A horas de la semifinal entre la Selección Argentina y Brasil, el partido ya empezó a jugarse en Belo Horizonte...

Compartir

Comentarios