El técnico de Brasil afirmó que fue crucial para el triunfo por 2-0 sobre Argentina el hecho de neutralizar las acciones del crack rosarino.

Tras el 2-0 ante Argentina para que Brasil avance a la final de la Copa América, el técnico Tite aseguró que fue fundamental haber podido frenar el poderío de Lionel Messi en Belo Horizonte.

"Disminuimos a Messi, que es un extraterrestre y es excepcional. Para eso hay que cambiar la estructura y por eso bajamos un poco a Firmino, por lo que tuvimos menos posesión de pelota después del gol", expresó el entrenador brasileño en la conferencia de prensa en el Mineirao.

Además, Tite opinó que "Brasil hizo un partido muy consistente" y explicó que "en partidos grandes no se domina todo el tiempo".

Compartir

Comentarios