La enfermedad renal crónica (también conocida como ERC) provoca al menos 2.4 millones de muertes al año, siendo actualmente la sexta causa de muerte. Se estima que 850 millones de personas en el mundo padecen enfermedad renal por diversas causas.

Los riñones son órganos vitales que se encargan de limpieza del organismo, ayudando a mantener el equilibrio químico de la sangre y la producción de hormonas, y por eso conocer qué son y qué función cumplen es la base para mantenerlos sanos.

Debido al alarmante aumento de la enfermedad renal en todo el mundo, la Dra. Mónica Calvo (MN 57.677 MP 37.631), de los Centros de Diagnóstico DIM, alerta sobre la necesidad de adoptar medidas para prevenir, retrasar y mantenerlos bajo control, según sea el caso.

 

Qué son los riñones y cómo funcionan

Los riñones forman parte del aparato urinario y su trabajo consiste en eliminar del organismo los desechos y el agua sobrante, que se expulsan en forma de orina. Cuando está afectada la salud de los riñones, se reduce su capacidad de limpiar la sangre.

Los procesos de las enfermedades renales, en su mayoría son lentos, silenciosos y puede pasar mucho tiempo antes de que el paciente presente síntomas. Es decir, es probable que las personas con una enfermedad renal en etapa temprana no presenten síntomas.

Para la detección de este tipo de enfermedades, es importante acudir a la atención médica primaria, para que a través de los análisis de orina y sangre puedan ser identificadas.

 

Cuáles son las causas de la enfermedad renal

Las dos causas más comunes de enfermedad en los riñones son:

  • Diabetes.
  • Hipertensión arterial.
  • Antecedentes familiares.
  • Lesiones o envenenamiento, pero estos constituyen los casos menos frecuentes.

 

Cuando una enfermedad renal empeora, el paciente puede notar alguno de estos síntomas:

  • Sabor desagradable en la boca.
  • Cansancio.
  • Picazón en todo el cuerpo.
  • Necesidad de orinar con mayor o menor frecuencia de lo habitual.
  • Pérdida del apetito.
  • Náuseas y vómitos.
  • Hinchazón o adormecimiento de pies y manos.
  • Problemas de concentración y somnolencia.
  • Calambres musculares.
  • Oscurecimiento de la piel.
  •  

A pesar de que la enfermedad renal se puede prevenir, es frecuente que los pacientes afectados necesiten tratamientos de por vida. Medicamentos y/o servicios avanzados de atención médica como la diálisis, hemodiálisis y trasplantes son medidas que pueden ayudar a mejorar la calidad de vida en los casos más avanzados.

Para retrasar la progresión de la enfermedad, se debe garantizar que el paciente reciba los servicios de salud básicos que necesita, como control de la presión arterial y el colesterol, así como la administración de los medicamentos esenciales.

La enfermedad renal se puede prevenir, retrasar y mantener bajo control implementando medidas adecuadas, entre las que se encuentran:

  • Fomentar y adoptar un estilo de vida saludable.
  • Mantener una actividad física regular.
  • La higiene en los alimentos y bebidas.
  • Cumplir una dieta saludable con la asesoría de un nutricionista.
  • Controlar el uso del tabaco.

Es tiempo de poner en práctica éstos buenos hábitos para cuidar los riñones y prevenir futuros problemas en la salud.

Fuente: Buena Vibra

Compartir

Comentarios