Después de golear a Chile, los futbolistas alternativos practicaron en el frío de Porto Alegre mientras los titulares cumplieron trabajos regenerativos con la final del domingo en la mira. La final histórica será transmisión del Deportivo 12.

En una fría Porto Alegre, con 7 grados al comienzo y 11 al final, los suplentes de la selección de Perú se movieron este jueves en la cancha principal del Servicio Social de Comercio de Porto Alegre, la ciudad que quedará su historia porque allí selló su clasificación para la final de la Copa América 2019, después de 44 años.

Guantes gruesos para unos, cuellos térmicos para otros y rostros de buenos amigos para todos. Así se vieron los suplentes del conjunto de Ricardo Gareca mientras se movieron sin mucha intensidad pero con bastante disciplina bajo la mirada atenta del seleccionador.

Lejos del alcance de las cámaras, los jugadores titulares cumplieron en privacidad a esa misma hora de la mañana un trabajo regenerativo tras el esfuerzo que demandó golear por 3-0 a Chile.

La euforia desatada por la clasificación del miércoles en el estadio Arena do Gremio hoy dio paso a un trabajo mental para mantener al equipo enfocado en el objetivo de vencer a Brasil. Este viernes, el equipo ya estará en Río de Janeiro a la espera de la trascendental definición.

Compartir

Comentarios