Elecciones nacionales

La seguridad de los comicios aún no está garantizada.

A un mes de las PASO, el primer simulacro que se hizo fue un fracaso. "Lo que se pide es que no se haga un cambio drástico, sino que se siga transmitiendo desde las oficinas del correo", indicó el especialista informático Javier Smaldone.



En una medida sin precedentes y a tan solo 34 días de la celebración de las Primarias Abiertas que tendrán lugar el próximo 11 de agosto, el gobierno nacional introdujo cambios en el sistema de escrutinio electoral, a través de la polémica firma venezolana Smartmatic International Holding.

El nuevo sistema introduce modificaciones en la transmisión de datos desde los colegios, eliminando de manera definitiva el telegrama electoral.

El especialista informático Javier Smaldone alertó sobre el presunto fracaso del sistema, al sostener que son cambios que deberían aplicarse en forma gradual y no en un año electoral.  

"Estamos preocupados desde que nos enteramos que se pretendían hacer una serie de cambios en la modalidad en que se realiza la transmisión de datos que se hace el domingo por la noche de cada mesa y la totalización del escrutinio provisorio. Son cambios muy drásticos con muy poco tiempo por delante, no pensando en una implementación progresiva, sino directamente para las próximas elecciones, y en una elección presidencial es más problemático", advirtió. 

Comentó que el pasado 29 de junio se realizó una prueba del sistema en cuestión, la cual resultó fallida y cuyo resultado no fue informado de manera oficial a los apoderados de las diferentes fuerzas políticas.

"El 29 de junio se decidió hacer una especie de simulacro total de escrutinio, es decir simular las condiciones que se van a dar en las PASO y el resultado fue que se procesaron a lo sumo el 30% de los telegramas y en otros casos solo el 15%. Todavía no sabemos porqué no hay un comunicado oficial"

Ante este panorama, el especialista explicó que "lo que se está cuestionando es la posibilidad de que haya errores que lleven a una falla en el sistema como pasó en el simulacro que se hizo o puede haber una demora grave en la interrupción de demasido tiempo y ese tipo de cosas lo que suscita es la denuncia, las sospechas, las dudas y la incertidumbre". 

"El problema de fondo sigue siendo que ponemos una parte del proceso electoral ridículamente en manos de una empresa privada que se le paga una fortuna por una tarea que tranquilmante podría hacerse cargo el Estado, a través de Correo Argentino" 

Confirmó que "el 20 de julio se hará un nuevo simulacro que promete ser más abierto y transparente dando participación a las fuerzas políticas y a las ONG de transparencia, pero ya la necesidad de hacer simulacros denota que la cosa viene mal desde el comienzo". 

Para finalizar, explicó que "lo que se pide es que no se haga un cambio drástico, sino que se siga transmitiendo desde las oficinas del Correo. Estos cambios deben hacerse primero en año no electoral, si es posible hacerlo por ley, después implementarlo gradualmente para ver como nos va para la próxima elección. Sería la forma razonable de hacer cambios que pueden tener un gran impacto en el sistema electoral", indicó.  

Compartir

Comentarios