El arzobispo tucumano hizo hincapié con crítica en las condiciones sociales que atraviesa el país. El gobernador Juan Manzur presenció el acto en la Catedral tucumana.


El tradicional Tedeum del 9 de Julio inició este martes a las 10.55 con la palabra del Monseñor Carlos Sánchez en la Iglesia Catedral de la capital tucumana con la presencia del gobernador Juan Manzur encabezando el ámbito político de dirigentes provinciales que formaron parte de la celebración patria. La corta estadía de Mauricio Macri provocó que el presidente no esté presente.

El arzobispo tucumano tomó su postura más crítica para hablar de las condiciones sociales que atraviesa la población argentina y las decisiones políticas que llevaron a dicha actualidad, según su consideración: "hay muchas formas de atentar contra la paz, la están minando, están socavando la amistad social. Generaciones enteras parecen condenadas a vivir con menos de lo mismo, sin trabajo, sin acceso real a la educación, a la salud, a la vivienda digna, sin acceso a la Justicia, esto también es violencia. Es un grito silencioso porque parece no haber esperanza de que las cosas cambien, la inequidad a la que parecemos habernos acostumbrado".

Las malas políticas y la corrupción fueron el centro de la condena dialéctica que realizó esta mañana Carlos Sánchez, realizadas en un marco de "prácticas deleznables", según indicó, y agregó: "invocamos la misericordia de Dios para seguir constituyendo la patria de hermanos, esa patria unida de Justicia, equidad y paz".

 

Compartir

Comentarios