Embarazados

Los hombres que padecen el síndrome de Couvade pueden experimentar síntomas similares a los del embarazo.

Una mujer embarazada tiene cambios hormonales indudables, pero ¿y el futuro papá? Se ha llegado a decir que los niveles de testosterona descienden ante la perspectiva del nacimiento de un hijo y su crianza. ¿Qué hay de cierto?

Las evidencias científicas sobre alteraciones hormonales en el hombre durante el embarazo de su pareja son prácticamente nulas. Alfonso Gil Sánchez, psiquiatra perinatal del Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal, aclara que no se puede negar tajantemente que se produzcan ciertos cambios, pero alega que, hoy por hoy, se investiga poco sobre esta cuestión: “El 99 por ciento de los estudios se llevan a cabo en mujeres”.

En esta ausencia de investigación podría influir el sesgo de género que lleva a considerar que todo lo relacionado con la reproducción atañe más a las mujeres. Pero también hay que tener en cuenta, según el psiquiatra, que “el ciclo endocrino femenino –caracterizado por la menarquia (inicio de la menstruación), el embarazo y la menopausia- es más fácil de estudiar”.

 

Fluctuaciones hormonales en los hombres

En el ciclo hormonal de los hombres habría un momento clave, que es la semenarquia (primera eyaculación), y después a lo largo de la vida adulta hay “fluctuaciones hormonales que se comprenden menos”. A partir de los 40 se produciría un declive de testosterona, pero el experto puntualiza que eso no significa que se precise un aporte extra de la hormona.

  • “Sí parece que hay fluctuaciones hormonales y que el cerebro se modifica en relación al cuidado del futuro hijo”, señala, aunque “hay pocos estudios” al respecto. Por el contrario, está bien descrito que “el cerebro de la mujer se modifica durante el embarazo tanto en el nivel estructural como en el sistema neuroendocrino (formado por neuronas y glándulas que producen y secretan hormonas)”.

Gil Sánchez comenta que lo que sí está claro que se altera en el hombre que va a ser padre es el estado de ánimo, pero es algo que se muestra de forma diferente. “Hombres y mujeres expresamos el malestar emocional de forma diferente en función de nuestros roles de género”. De esta manera, en los hombres “se manifiesta más en forma de agresividad e impulsividad y también como somatización porque lo que no se puede contar verbalmente lo expresa el cuerpo y la conducta”.

 

Síndrome de Couvade

Surge así lo que se conoce como síndrome de Couvade  que, en algunos casos, hace que el futuro papá experimente síntomas del embarazo propios de la mujer gestante, como náuseas, vómitos, dolor abdominal… “Es un movimiento psíquico en su interior que, como no lo puede poner en palabras, es su propio cuerpo el que lo expresa”. Así define Gil Sánchez este síndrome que es “más frecuente de lo que se piensa”.

  • Cuando la alteración psíquica cobra mayor intensidad es cuando se puede hablar de depresión. “Al igual que sucede en la mujer, la depresión en el hombre durante el embarazo, el parto y el posparto de su pareja es más probable que en otros momentos de la vida”. Se calcula que aproximadamente el 20 por ciento de las embarazadas sufren trastornos de ansiedad y depresión, cifra que se sitúa en el nada despreciable 10 por ciento de los hombres.

Gil Sánchez cree que es necesario “que se reconozca más la depresión en los hombres que van a ser padres”.

Fuente: Cuidate Plus

Compartir

Comentarios