Limones tucumanos

La actividad citrícola, ante la posibilidad de llegar a nuevos destinos.

"Siempre la apertura de nuevos mercados en una noticia para festejar", dijo Pablo Padilla, titular de la Asociación Citrícola del NOA, ante la posibilidad de exportar a la India y Bangladesh.


 


La India oficializó la exportación del limón argentino a ese mercado. La concreción de la apertura del mercado tendrá un gran impacto para el NOA y para el limón tucumano, en particular. 

"La apertura de nuevos mercados es una noticia para festejar en la actividad. La Asociación comenzó con los trámites en 2015 pidiendo a los distintos gobiernos nacionales que estas negociaciones sigan adelante. Hoy llega un poco tarde para esta campaña, pero es un nuevo deasafío para seguir diversificando los destinos del limón del norte argentino que hoy es muy necesario ya que es una actividad que año a año crece en su volúmen", señaló Pablo Padilla, titular de la Asociación Citrícola del NOA.  

El productor, sin embargo, sostuvo que "la India no es un mercado que tenga la costumbre de consumir el limón amarillo, ellos son los mayores productores de un cítrico parecido al limón, y además hay que tener en cuenta que los 1500 millones de habitantes que tiene la India no todos tienen el poder adquisitivo necesario para poder consumir estos nuevos productos"

De todos modos, Padilla consideró que "es parte del desafío que tiene la actividad: desarrollar el producto y poco a poco incrementar el consumo por lo que hay mucho trabajo para hacer y para desarrollar este nuevo mercado", afirmó.

La Argentina es el primer exportador mundial de limones, con unas 250.000 toneladas, la mayoría a Europa. 

De 1,5 millones de toneladas que suele producir, el 80% se concentra en Tucumán. Se estima que la producción genera de manera directa unos 50.000 empleos.

India se suma así como comprador luego de que el país consiguiera que EE.UU. también compre limón argentino.

Con 1300 millones de habitantes, para 2030 India podría ser el tercer mercado de consumo detrás de China y EE.UU. Para 2025 podría tener una clase media de entre 400 y 500 millones de personas, en línea con el traspaso de trabajadores rurales a las ciudades.   

Compartir

Comentarios