Apenas cobró su pensión de 7 mil pesos, a media cuadra del banco, la engañaron.

Integra un hogar de seis personas discapacitadas.

Tras cobrar 7 mil pesos, fue engañada por dos sujetos a media cuadra del Banco Nación de Rosario de Lerma.

Una familia de doce integrantes, seis de ellos discapacitados, viene siendo víctima de delincuentes que se aprovechan de su inocencia y su estado de indefensión. En pocos meses los Escalante han sufrido dos robos a plena luz del día. En ambas ocasiones fueron al salir de una entidad bancaria, luego de cobrar sus pensiones por discapacidad. 

El último hecho tuvo como víctima a Gloria de 39 años, con retraso madurativo y con una hija de 19 años, Belén. Lo poco que cobra como pensionada discapacitada se le esfumó de sus manos tras haber sido engañada por dos sujetos en las afueras de la sucursal del Banco Nación de Rosario de Lerma. Este jueves en la mañana la mujer, acompañada de su hija, fue a cobrar los pocos pesos de su pensión: siete mil quinientos.

A metros de allí un sujeto se acercó para iniciar una estafa muy común utilizada en la calle por los timadores del cuento del tío. “Señora, se les cayó este fajo de billetes, soy suyos”, comenzó el ardid el sujeto de unos 40 años, morocho, algo morrudo y con una nariz grande, según la descripción de las víctimas. “No es de mi mamá”, les respondió Belén. Mientras el sujeto insistía que este envoltorio conteniendo supuestamente dinero, apareció de la nada otro hombre, vestido de negro y aseverando que el primer hombre tenía razón: “Es de la señora, no se dio cuenta y se le cayó”.

En pleno centro de la ciudad, a una cuadra de la policía, por donde transcurre mucha gente, en un ir y venir, madre e hija, estaban abochornadas por tanta insistencia de dos hombres sobre el fajo de color verde con dinero en efectivo.

“Yo les dije que estaban equivocados, les dije que mi mami es discapacitada que estaban en un error, y fue cuando uno de ellos dijo que guardemos el envoltorio en la cartera de mi mamá. Uno de ellos tomó el fajo y se hizo de poner los billetes en el interior de la cartera que mi mama sostenía”. Ahí fue el momento donde estos dos estafadores aprovecharon el nerviosismo de estas pobres mujeres y uno de ellos extrajo el dinero de la pensión de Gloria y le dejó el fajo de billetes en el interior de la cartera azul.

Los sujetos se fueron ante la vista impávida de la madre y su hija. Siguieron caminando Gloria y Belén hacia su casa, cuando la joven le pidió a su madre comprar un sándwich. La madre con lo poco que puede hablar comenzó a gesticular a su hija la desesperante situación. 

A pesar del retraso madurativo, Gloria, al sacar por error el fajo de color verde, notó que el dinero de la pensión ya no estaba: “Eran papeles recortados y los $7.500 de mi mami ya no estaban”.

Gloria, presa del nerviosismo, quedó shockeada en la vereda. Sin saber qué hacer, las mujeres volvieron a su domicilio de barrio Bella Vista. Luego de algunas horas se acercaron a la policía, y a El Tribuno a contar su desgracia.

“No pedimos que nos devuelvan el dinero. Esperemos que no vuelva a pasar con personas como nosotros. Lo poco que cobra mi mamá es para comprar alguito de mercadería. Somos 12 personas en mi familia. Seis son discapacitados. A mi tío también le robaron así a principio de año. Nosotros no somos mala gente, no entiendo por qué nos hicieron esto”, dijo Belén al borde del llanto.

El identikit de los sujetos todavía no fue confeccionado por la policía. Algunos vecinos alertaron que en estos días de cobro de jubilados y pensionados, extraños merodean el Banco Macro y el Nación.

En Rosario de Lerma no hay cámaras de seguridad en las calles como se había prometido desde el Ministerio de Seguridad a principio de año. Mientras, ancianos y discapacitados son presa fácil de delincuentes. 

Fuente: El Tribuno

Compartir

Comentarios