La cantante se sentó en el living de Susana Giménez y, entre otras cosas, recordó su pasado junto a Daniel Osvaldo.

Jimena Barón se sentó en el living de Susana Giménez y se animó a hablar de todo sin esconder nada y anunció que hará una presentación en el Teatro Opera en Diciembre.

Ante la miranda de la Su, la cantante habló de sus días en Italia y como fue su relación con el exjugador de fútbol, Daniel Osvaldo: "Estaba apostando a un proyecto familiar en Italia. Estaba muy enamorada, aposté a la familia. Sufrí mucho con mi separación. Tuve a Momo en el baño de mi casa de Italia", confesó.

"Comencé a escribir en un momento muy jodido de mi vida, Mi padre había fallecido hace muy poco tiempo. A mi me costó mucho, mucha gente se reía de mi, pero hoy en día el feminismo está muy instalado, y eso me permitió hoy en día ser una voz. Siempre fue mi sueño el cantar. Con mi carrera muy exitosa como actriz, me sirvió para ser más famosa. Me sentía muy querida como actriz y me costó mucho cambiarme a ser cantante", haciendo referencia al cambio en su carrera artística.

También por otro lado habló de su aspecto físico -que por mucho tiempo fue criticada- ,y cómo hoy en día lidia con el mote de ser un ícono sexual en nuestro país. "Soy activa, soy como la personal trainer del grupo", contando entre risas cuál es su método de entrenamiento para mantener su figura.

"Momo vino a curar muchas cosas, entre esas las relaciones con mi viejo. Era un tipo complicado y entendí con el tiempo que el no me podía dar lo que necesitaba, pero después de mucho tiempo me encontré en él y logré sanar", explicando cual es el rol de su hijo que minutos después se transformó en un protagonista más de la entrevista.

Para finaliza su presentación, la cantante se animó a entonar su dos grandes éxitos "La cobra" y "Se acabó", y se llevó una ovación del público presente.

Fuente: Caras

Compartir

Comentarios