El médico urólogo Javier Semrik dio detalles sobre los avances de la medicina en su área y aclaró que esta intervención es menos invasiva y más simple que una ligadura de trompas, su equivalente en la mujer.


La vasectomía evita la concepción masculina. Es una cirugía para cortar los conductos deferentes, que son los que llevan los espermatozoides desde los testículos hasta la uretra. Después de una vasectomía, los espermatozoides no pueden salir de los testículos. Un hombre que se haya realizado una vasectomía exitosa no puede embarazar a una mujer. De igual modo la define el Dr. Javier Senrik, urólogo del Hospital Centro de Salud.

Al ser consultado sobre los efectos de esta microcirugía, el especialista señaló que si un paciente llega al consultorio preguntando si la situación es reversible, lo invitan a reflexionar. De todos modos el galeno aseguró que una vasectomía es reversible, y es cada vez mas alto el porcentaje de éxito, pero no al 100%.

Actualmente se utilizan técnicas mínimamente invasivas. “Es una intervención sencilla, que se realiza con anestesia local. El paciente llega y se va caminando, es prácticamente ambulatorio. Lo único que le quedará a la vista es un punto en la piel”, describe Semrik y manifiesta que hay casos que requieren reposo pero en 48 horas el paciente podrá volver a su rutina. Lo único que se recomienda es esperar esas horas para efectuar actividad física de mayor esfuerzo.

Javier Senrik reconoce que cada vez son más los varones que asumen la anticoncepción en la pareja, que se ha superado el miedo del paciente por un lado y, por el otro, el miedo del especialista a las repercusiones legales de realizarlo.

En el hospital

Semrik  destaca que el Hospital Centro de Salud realiza vasectomiás gratuitamente y que las obras sociales la cubren en su totalidad.

Es una intervención sin efectos secundarios ni adversos. “Los efectos son solo a nivel microscópico”, concluye.

De nuestra redacción

Compartir

Comentarios