Impacto de la tormenta tropical Wipha en Hong Kong, China, el 31 de julio de 2019

Este 31 de julio, el tifón Wipha paralizó la vida en la ciudad china de Hong Kong, donde quedó suspendida la actividad en la bolsa de valores y se cerraron oficinas, bancos y agencias gubernamentales.

Se espera que el huracán marino desate grandes lluvias y vientos en Shanghái y otras provincias del este del país asiático, por lo que se planea evacuar a 16.000 personas.

El Centro Meteorológico Nacional de China ha emitido este viernes una alerta roja —el nivel más alto— por el supertifón Lekima, que se espera toque tierra en la provincia costera de Zhejiang, ubicada al este del país asiático, en las próximas horas, informa Xinhua.

A las 8:00 (hora local) el huracán marino se encontraba a unos 290 kilómetros al sureste de la ciudad de Wenling con vientos de hasta 209 kilómetros por hora. Según la agencia china, el tifón, el noveno en lo que va de año, se desplazará hacia al noroeste a una velocidad de 13 kilómetros por hora y se irá debilitando de forma gradual.

Lekima, el tifón más fuerte que se forma desde 2014, provocará grandes lluvias y vientos entre el viernes y el sábado en el municipio de Shanghái, así como en las provincias de Anhui, Fujian, Jiangsu y la ya mencionada Zhejiang. Asimismo, existe el riesgo de inundaciones en estas zonas, por lo que las autoridades planean evacuar a 16.000 personas.

De momento, Taiwán ya ha cancelado todos los vuelos y ha ordenado que escuelas y mercados permanezcan cerrados. Además, se ha pedido a los cruceros que retrasen su llegada a Shanghái, mientras se ha interrumpido la venta de billetes para algunos trenes de ese municipio.

 

Preparan evacuaciones masivas

Se espera que fuertes lluvias y vientos de nivel 10 lleguen a Shanghái este viernes y continúen hasta el domingo, lo que provocará la evacuación de 16.000 residentes, según ha informado el diario 'Shanghai Daily'.

El Ministerio de Recursos Hídricos chino también ha advertido sobre los riesgos de inundación en la zona oriental del país. China sufre habitualmente tifones en los calurosos meses de verano, pero las autoridades meteorológicas aseguraron la semana pasada que han sido relativamente poco frecuentes en lo que va del año.

China tiene un sistema de alerta climática de cuatro niveles codificado por colores, en el que el rojo representa el riesgo más elevado, seguido del naranja, el amarillo y el azul. La oficina estatal de control de inundaciones y alivio de sequías ha pedido a las autoridades pertinentes activar el sistema de respuesta de emergencias y prepararse bien antes de que el tifón toque tierra.

El Ministerio de Gestión de Emergencias también advirtió a los departamentos relacionados que intensifiquen el monitoreo en tiempo real de las condiciones climáticas y pidió que emitan alertas de forma oportuna por internet y mensajes de texto.

Compartir

Comentarios