El chavismo elevó el tono ante la ruptura el diálogo

Para Guaidó, las sanciones estadounidenses son responsabilidad del régimen y están dirigidas a funcionarios involucrados en casos de corrupción, violaciones de derechos humanos, y empresas estatales posiblemente utilizadas para financiar actividades ilícitas.

Nicolás Maduro pone a Diosdado Cabello, presidente de la Constituyente, al frente de una ofensiva contra los “traidores de la patria”.

El endurecimiento de las sanciones de Estados Unidos contra el Gobierno de Venezuela exacerba la tensión política en el país sudamericano. Nicolás Maduro ha anunciado este jueves su disposición a iniciar una ofensiva contra sus oponentes y delegó en Diosdado Cabello, presidente de la Constituyente y uno de sus colaboradores más cercanos, así como en otros poderes en manos del chavismo, la tarea de hacer justicia después de suspender el diálogo con la oposición. “¿Quieren batalla? ¡Vamos a la batalla, pues! Estamos listos. La furia bolivariana está lista para la batalla, ya basta”, dijo el mandatario.

La oposición, liderada por Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional y reconocido como presidente interino de Venezuela por medio centenar de países, entra así en una nueva confrontación con el régimen: tras unos meses de quietud producto de negociaciones promovidas por Noruega, el tono sube nuevamente y las amenazas florecen en Caracas. Y los diputados y el entorno del presidente del Parlamento se asoman como el potencial objetivo de Maduro en esta nueva ofensiva.

Para Guaidó, las sanciones estadounidenses son responsabilidad del régimen y están dirigidas a funcionarios involucrados en casos de corrupción, violaciones de derechos humanos, y empresas estatales posiblemente utilizadas para financiar actividades ilícitas.

"El día de ayer (miércoles) el régimen volvió a demostrar al mundo, al pueblo y a la Fuerza Armada que es el principal obstáculo para una salida pacífica a esta gravísima crisis", ha subrayado el líder opositor. "Después de decir, una y mil veces, hasta en cadena nacional, que nada ni nadie los pararían del mecanismo de Oslo, de forma poco seria, anuncian a última hora que no participaran en la nueva jornada de mediación internacional convocada por el reino de Noruega. Tarde o temprano ellos volverán y tendrán que sentarse".

Compartir

Comentarios