Liberaron a un hombre inocente de haber provocado violencia familiar.

La abogada del hombre liberado expresó que no se pudo comprobar ninguno de los hechos por los que se lo acusa.

La declaración de diez testigos citados por la Justicia motivaron la liberación del hombre que había sido denunciado por su pareja. La supuesta víctima había recibido un botón antipánico.

Federico Matías Ozán estuvo 10 meses detenido por violencia familiar y este viernes fue absuelto cuando, después de un juicio que tuvo a 10 testigos, se demostró que era inocente.

La denunciante, Lourdes Mariana Monzoni, acusó al hombre de nueve hechos y por esto recibió un botón antipánico. En octubre del 2018, el fiscal Griffi ordenó la detención de Ozán, porque teóricamente había violado la orden de restricción.

En ese momento la causa fue elevada a juicio, cayó en la Cámara Primera y, después de 10 testimonios, se demostró que la supuesta víctima era una persona violenta, agresiva y que además consume y vende drogas.

"Al momento de dictar sentencia, el juez de Cámara se decidió por la certeza de la negativa de algunos hechos y la duda de otros. Una vez que tengamos en nuestras manos la certeza, analizaremos la presentación que haremos", dijo a Cadena 3 la abogada de Ozán, Mónica Picco.

Según la letrada, "ninguno de los hechos se pudieron comprobar" ni tampoco se pudo imputar al padre y a la hermana del detenido quienes también estaban acusados.

"Quedó más que demostrado en la audiencia que Lourdes mintió en todos los hechos. Del otro lado teníamos una pericia psicológica de alto riesgo que decía que la víctima no mentía. Es una persona inocente y sin antecedentes. Este chico vio frustradas sus expectativas", agregó Picco, quien además contó que el joven se inscribió en la facultad de Abogacía durante los meses de prisión.

Fuente: Cadena 3.

Compartir

Comentarios