El sector industrial de la carne aguarda la definición de las variables económicas.

Schiariti confirmó que comerciantes cierran sus negocios para no quedar mal con el público.

Miguel Schiariti, presidente de la CICCRA, evidenció la gravedad de la situación que atraviesa el sector por la reacción del mercado y aguarda una respuesta conjunta de gobierno y oposición.


La industria de la carne forma parte del conjunto nacional que profundizó su crisis con la reacción negativa de los mercados post victoria de Alberto Fernández en las PASO del domingo y sus referentes aguardan una definición inmediata en las variables económicas para conocer el panorama que atravesará de aquí en más.

Así lo manifestó el presidente de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes de la República Argentina, Miguel Schiariti, que en diálogo con Viva La Tarde, por LV12, expresó sus conceptos con respecto al movimiento post electoral: "estamos todos espantados y convulsionados por cómo se va a resolver esto. Es muy prematuro decir qué es lo que va a ocurrir porque no están definidas las variables económicas. Lo que debería ocurrir es que la hacienda con destino a consumo tenga un destino de precios que acompañe la devaluación y en el mercado interno no debería haber de manera inmediata una modificación de precios".

Lo que aguarda Schiariti por parte de los responsables es saber "qué van a hacer tanto el gobierno como la oposición para serenar a los capitales generales, las empresas analizan su actividad, hasta hay gente que cierra locales porque no quieren malatender a su clientela hasta que se acomoden los precios, la situación es muy grave".

En un marcado contrapunto, Schiariti celebró la actualidad de la exportación al mercado chino de la carne argentina, y arrojó: "se aumentaron un 60% las exportaciones en la primera parte del año, una muy buena noticia para la Argentina, veníamos de exportar 180 a 200 mil toneladas en 2015, ahora estamos en 650 mil, es posible que este año lleguemos a las 700 mil. El camino de las exportaciones es bueno, el poder adquisitivo del salario no permite acompañar ese aumento de precios".

Compartir

Comentarios