Según la tradición, gracias a la práctica de Ho’oponopono se logra reducir el nivel de estrés, tomar mejores decisiones y poder conectar con el propio poder personal de crear una vida en sintonía con el amor y la paz interior

Se trata de una práctica hawaiana ancestral que enseña cómo ver los problemas “de una manera diferente”.

En su origen significa enmendar, corregir un error, poner en orden. De acuerdo a esta creencia, el Ho'oponopono enseña cómo limpiar las memorias y emociones que hemos guardado y proyectamos en nuestro presente.

 

 

 “Se trata de una filosofía de vida, de ver los problemas de una manera diferente. Se trata de tomar el 100% de responsabilidad ya que eso nos va a hacer libres, es darnos cuenta realmente de dónde está nuestro poder, cómo es que creamos y atraemos en nuestra vida, conectarnos con nuestra verdadera identidad. Sirve para estar más en paz, para estar más en el presente porque estos pensamientos nos están llevando al pasado, mientras que las preocupaciones nos trasladan al futuro. Se trata de vivir la vida desde una manera más consciente, como observador, más presente, lograr ser felices y tratar de ver la vida más como una película”, explica a Clarín Mabel Katz, oradora, autora y gurú de Ho'oponopono en Argentina.

 

Reducir el estrés y conectarse con uno mismo

Según la tradición, gracias a la práctica de Ho’oponopono se logra reducir el nivel de estrés, tomar mejores decisiones y poder conectar con el propio poder personal de crear una vida en sintonía con el amor y la paz interior. “Sirve para volver a conectar con la esencia pura del ser humano, para volver a ver ´con ojos de amor´, con ese amor hacia uno mismo, hacia todo y hacia todos. Sirve para poder estar más presente y consciente de nosotros mismos. Sirve para dejar de entregarles el poder a los demás de quitarnos la paz interior”, puntualiza Natalia Fernández, Coach y certificada como "Ho'oponopono Practitioner".

Desde la práctica del Ho’oponopono, al lograr estar más en un estado de presencia y conexión interior, los conflictos que pueden aparecer en nuestra vida cotidiana ya dejan de ser conflictos, dicen los especialistas, y pasan a ser experiencias con un gran aprendizaje para la propia evolución y elevación de la consciencia.

El Ho’oponopono sirve para volver a conectar con la esencia pura del ser humano, para volver a ver ´con ojos de amor´, con ese amor hacia uno mismo, hacia todo y hacia todos. Sirve para poder estar más presente y consciente de nosotros mismos. Sirve para dejar de entregarles el poder a los demás de quitarnos la paz interior

 “Ho'oponopono se puede aplicar a todo y a todos, desde una situación laboral o personal que te preocupa hasta algo físico, económico, relaciones conflictivas, bloqueos emocionales, etc. Se puede aplicar a todo aquello que te molesta o incomoda. Por ejemplo, querés llamar a clientes nuevos pero empezás a pensar que van a decir que no tenés trabajo y que si piensan eso no te van a querer comprar porque si los demás no te están comprando por algo será, o que tal vez, al recibir tu llamada los pones en una situación incómoda, etc. Entre tanto pensamiento, terminás lleno de duda, de incertidumbre, sin saber qué hacer, hasta puede que se dispare cierta falta de confianza en vos. Al repetir las palabras mentalmente evitas enredarte en la situación. Te mantenés en el tiempo presente, en un estado de paz interior. Esto te permite tomar mejores decisiones en tu vida”, sostiene Vanina Welman, Neurodecodificadora y Coach.

 “Es muy sencillo resolver conflictos de esta manera. Una forma que tenemos es repetir la palabra ´gracias´ cuando tengo esa reacción. Entonces, antes de hablar, de engancharme y de reaccionar repito mentalmente ´gracias, gracias, gracias´. El ´gracias´, inclusive, me puede hasta ayudar a prevenir algo que podría suceder o que lo que venga sea más liviano. Es como venir más puros de corazón, como hablar más desde el corazón que desde la mente. Muchas veces, también lo llamamos inspiración porque si no borramos estas memorias de nuestro subconsciente la vida pasaría a ser como una repetición”, agrega Katz.

 

 

La relación con las creencias limitantes

El Ho’oponopono, siempre según sus creyentes, trabaja de manera automática para el “borrado” de esas memorias que hoy son limitantes, las famosas “creencias limitantes”. Los seguidores creen que estas memorias están, en su mayoría, guardadas en el subconsciente a modo de “información de alerta”. Quedan guardadas con información y emoción.

 “Lo que sucede con ellas es que hoy, al ver cualquier situación en el momento presente, el subconsciente interpreta desde esas memorias guardadas que son del pasado. Por eso muchas veces no entendemos por qué reaccionamos mal, nos enojamos o estamos irritados. Gracias a la práctica de Ho’oponopono podemos comenzar a estar presente, observar estas reacciones o memorias limitantes y así poder salir del piloto automático o zona de confort y poder elegir pensar, sentir y accionar de manera diferente. Es de gran ayuda para retomar el estado de paz interior”, afirma Fernández.

 

Metodología

Para limpiar las memorias o programas que guardamos, Ho’oponopono plantea que debemos repetir mentalmente ciertas palabras o frases. Podemos decirlas en cualquier orden y podemos elegir usar una o algunas. “Lo siento”, “Perdoname”, “Te amo” y “Gracias” son algunas de ellas.

“Estas palabras tienen de por sí una energía especial. Además, al poner tu atención en repetirlas mentalmente, evitas enredarte en pensamientos negativos o sentirte tomado por emociones como la ira, la tristeza. Te mantenés en el tiempo presente, en un estado de equilibrio, de paz interior”, dice Welman.

 

Beneficios

Según afirman, gracias a la práctica, se logra un mayor y profundo autoconocimiento, mejor gestión de pensamientos y emociones. También estar en un estado de presencia en el que podemos tomar mejores decisiones y ser nuestra mejor versión cada día.

“También nos sirve para ser más compasivos con nosotros y con los demás, al permitirnos el error y aprender de él. Conectamos con el poder ser protagonista de la vida que estoy creando. En momentos de caos mental exterior, poder dominar el arte de estar presente y conectar con la paz del corazón. Poder ayudar a las generaciones pasadas, actuales y futuras a ´borrar´ esos programas o memorias que ya no nos hacen bien a la vida cotidiana. Desarrollar mayor paciencia, desapego y amor hacia uno mismo y hacia la vida. Es una herramienta que es un muy buen complemento para cualquier tipo de terapias. Nos permite dejar de estar enganchados al pasado y así comprometernos con crear un presente y un futuro mejor”, concluye Fernández.

 

Qué dice la ciencia

Se conoce un estudio realizado en 2008 por el doctor en psicología Matthew B. James, quien es un gran defensor de esta práctica y además se dedica a enseñarla.

En su investigación, James y sus colaboradores de la Walden University, en EEUU, dividieron a 79 voluntarios en dos grupos. A uno se le sometió a una terapia de Ho’oponopono, y a otro no.

Luego, todos los voluntarios fueron sometidos al cuestionario TRIM, que evalúa la motivación hacia la evitación, la venganza y la benevolencia frente a una transgresión relaciona.

James realizó un análisis comparativo, y descubrió diferencias significativas entre el grupo que se sometió a la técnica, y el que no. Su conclusión fue que se trata de una técnica realmente efectiva.

"En ho'oponopono, la antigua práctica de perdón hawaiana que enseño, perdonas. Dejas ir el incidente y su carga, pero retienes el aprendizaje. Por ejemplo, si ha sido traicionado, libera todo el dolor y la ira, y puede retener una lección sobre ser más consciente y cauteloso en el futuro", cerró el profesional.

Fuente: Clarín

Compartir

Comentarios