Sentarse no más de 9 horas y media en total por día.

Las clases de zumba ayudan muchísimo.

La práctica de cualquier deporte, sea cual sea su intensidad, es beneficiosa para la salud y reduce la mortalidad.

Mover el cuerpo siempre hace bien. Independientemente del tipo de esfuerzo y duración, la actividad física reduce la mortalidad en todos los casos, según los resultados de un estudio realizado por investigadores británicos y publicado en el British Medical Journal.

Para llegar a esta conclusión, los científicos combinaron datos de ocho estudios realizados en los Estados Unidos, Gran Bretaña y Escandinavia, hasta el punto de tener una grupo global de 36.000 participantes durante 40 años. Es realmente un estudio grande por el tiempo que llevó y por la cantidad de gente estudiada.

Todos portaban un sensor de movimiento durante al menos cuatro días a la semana. Algunos lo usaron toda la semana. Los participantes fueron seguidos durante seis años, un período durante el cual murieron alrededor de 2.500 de ellos. El sensor midió con precisión la actividad física de los participantes. Datos que a menudo se sobreestiman cuando son ellos mismos quienes registran su actividad física diaria.

"Nuestros resultados muestran una fuerte asociación entre la actividad física y el riesgo de mortalidad, independientemente de la intensidad de la actividad, lo que significa que aumentar la cantidad total de entrenamiento, ya sea una actividad liviana, moderada o intensa, en todos los casos contribuye a reducir la mortalidad. El hecho de que las actividades ligeras también puedan traer beneficios para la salud sugiere que las personas mayores o aquellas que tienen ciertos impedimentos para realizar actividades físicas todavía pueden beneficiarse al hacer una actividad más tranquila ", dijo Ulf Ekelund, uno de los investigadores.

Los 36.000 participantes fueron divididos en cuatro grupos. En el grupo más deportivo, el riesgo de muerte fue un 60 por ciento menor que en el grupo menos activo. Específicamente, por cada 1.000 participantes, 23 personas murieron en el grupo que hizo más deportes y 130 en el que hizo menos.

Un mínimo de 24 minutos de ejercicio al día es suficiente

Para lograr beneficios óptimos para la salud, los científicos lograron determinar la cantidad ideal de minutos de actividad física por día en función de la intensidad del ejercicio.

Si se trata de una actividad moderada o sostenida, como caminar a paso ligero o hacer deporte, la reducción máxima de la mortalidad es de 24 minutos por día. Un tiempo muy cercano a los 30 minutos de actividad diaria que recomendó oficialmente la Organización Mundial de la Salud (OMS). Para actividades de intensidad ligera, como tareas domésticas, caminata lenta (tipo de caminata), el tiempo óptimo requerido es mucho mayor a 300 minutos diarios (cinco horas de ejercicio).

Sentarse no más de 9 horas y media en total por día

Para estar sano, tenés que practicar algún ejercicio físico, aunque sea suave, todos los días. Pero eso no es suficiente. Los científicos también observaron el impacto del tiempo que las personas permaneceían sentadas durante el día. Como era de esperar, pasar menos tiempo sentado es mejor para el cuerpo. "Hemos podido determinar que un mayor riesgo de mortalidad está asociado con un estilo de vida sedentario (es decir, sentado) cuando la duración excede las 9,5 horas por día.

En el caso de algunas ocupaciones muy sedentarias (todas las ocupaciones de "oficina"), se alcanzan rápidamente estas 9,5 horas. Una persona que trabaja 35 horas a la semana pasa 7 horas sentado en su silla en el trabajo. Si agregamos una hora sentado durante la pausa para el almuerzo y dos horas en la noche frente al televisor, la cuota ya está excedida (7 + 1 + 2 = 10). Así que si viajan en colectivo o tren tal vez sea bueno para su salud ceder su asiento y permanecer de pie, haciendo ejercicios isotónicos o resistiendo los vaivenes del vehículo.

Compartir

Comentarios