Jair Bolsonaro

La operación corrigió una hernia de siete centímetros de diámetro en el abdomen.

La intervención resultó exitosa pero permanecerá internado al menos hasta el jueves. El mandatario delegó el cargo en el vicepresidente, Hamilton Mourao, y volverá a asumirlo cuando los médicos lo aconsejen.

 

 El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se sometió este domingo a una nueva cirugía en el abdomen, la cuarta desde que fue acuchillado en plena campaña electoral el año pasado. El procedimiento resultó exitoso pero permanecerá internado al menos hasta el jueves, se informó oficialmente.

La operación corrigió una hernia de siete centímetros de diámetro en el abdomen, producto del debilitamiento muscular provocado por las anteriores cirugías.

La intervención, considerada de complejidad media y bajo riesgo, se prolongó por cinco horas, casi el doble de lo previsto.

"El paciente, que presenta estado clínico estable, hará la recuperación en la habitación" y "por orientación médica, las visitas serán restringidas por el momento", informó el hospital Vila Nova Star, de la ciudad de San Pablo -donde se efectuó la cirugía- en un parte divulgado esta tarde.

El vocero presidencial, Otavio Do Rego, afirmó en conferencia de prensa que Bolsonaro delegó el cargo en el vicepresidente, general Hamilton Mourao, y volverá a asumirlo cuando los médicos lo aconsejen.

"Por norma legal, el presidente le transmitió el poder al vicepresidente y la previsión es que lo ejerza interinamente por cinco días a partir del domingo", dijo Do Rego.

Agregó que "los cinco días son un plazo técnico y no el de recuperación; después de ese período se evaluará, pero la decisión es técnica (de los médicos)".

El médico que dirigió la operación, Antonio Macedo, aseguró que, pese a la demora, no hubo ninguna complicación.

"Podemos prever dos horas y demorar cuatro, eso es normal; lo importante es no correr y que todo quede bien hecho; normalmente, una cirugía de corrección de hernia no dura tanto pero no esperábamos que estuviera tan adherida al tejido abdominal", explicó.

Macedo dijo que Bolsonaro será evaluado diariamente por los médicos y que por ahora no se prevé la necesidad de nuevos exámenes de imagen.

Añadió que el mandatario iniciará una dieta líquida a partir del lunes y que inicialmente tendrá las visitas restringidas, así como sus actividades.

"En relación con las visitas, intentaremos evitar que el presidente ejerza actividades normalmente como lo hace en Brasilia porque los médicos indican que hay una necesidad de recuperación", explicó Do Rego.

"No hay una prohibición de visitas, pero, por recomendación de los médicos, entendemos que tienen que ser evitadas", subrayó.

Bolsonaro fue internado anoche del sábado al centro médico y rápidamente registrado y trasladado a la habitación en la que pasó la noche y fue preparado para la intervención.

El 6 de septiembre de 2018, Bolsonaro fue apuñalado en un acto de su campaña electoral. El atacante, Adelio Bispo, fue detenido ese día y en junio de este año fue absuelto por considerárselo inimputable por motivos de salud mental.

Esta nueva cirugía se produjo en medio de un clima de tensión internacional por la gestión de Bolsonaro con respecto a los incendios masivos en la Amazonía y de creciente desaprobación interna a su gobierno, según reflejaron varias encuestas.

 

Fuente: Ámbito Financiero

Compartir

Comentarios