Entre los productos que más aumentaron sus precios están los celulares, notebooks y Play Station que ahora rondan los $ 35.000.

A la preocupación que produce la caída de las ventas se suma la falta de stock.

Gerentes y encargados coincidieron en que este descenso se dio a partir del 12 de agosto tras el resultado de las PASO.

La crisis por la que estaban atravesando los comercios jujeños se profundizó fuertemente para aquellos que ofrecen a la venta artefactos electrónicos como electrodomésticos, telefonía celular, etc., a partir del 12 agosto, cuando tras conocerse los resultados de las elecciones Paso el peso se devaluó y el dólar se disparó.

Entre los productos que más aumentaron sus precios están los celulares, notebooks y Play Station que ahora rondan los $ 35.000.

Tras un recorrido de El Tribuno de Jujuy por las diferentes tiendas de electrónica e informática de la ciudad capital se pudo saber que las ventas generales se desplomaron un 45% promedio y que los precios de sus productos debieron aumentar al rededor del 20%.

Gerentes y encargados de venta coincidieron en que después de la devaluación del peso hubo una semana de vaivén económico en la que los precios cambiaron constantemente y hasta dos veces por día.

Y que esta incertidumbre económica causó en los jujeños, sólo por unos días, una especie de paranoia que impulsó a los consumidores a salir a comprar antes que subieran más los precios.

"Cuando la gente se enteró que su dinero estaba dejando de valer lo que valía, inmediatamente decidió salir a comprar para invertir en algo hasta comprando cosas que no necesitaban. Mientras que otros compraron congelando el precio a largo plazo usando la tarjeta de crédito", comentó el gerente de una de las tiendas.

Y efectivamente la devaluación del peso y el salto violento de la divisa norteamericana se trasladaron directamente a los precios con un incremento de 20% promedio.

"En lo que respecta a la línea blanca, sufrieron un incremento de entre un 20 y 25% en los nacionales y arriba del 35% en los importados. Sin embargo, a los pocos días a algunos artefactos nacionales el precio bajó un 5%", informó el encargado de venta de otro comercio en concordancia con sus otros pares consultados.

Por ejemplo, el precio promedio de una heladera antes de la devaluación era de $ 18.000 y hoy ronda los $ 22.000, un incremento significativo en la línea de máxima rotación.

Ante esta abrupta suba de precios es que la afluencia de los consumidores jujeños a los comercios disminuyó de tal manera que "desde el día después de las Paso y hasta la fecha" los comerciantes coinciden en que "las ventas bajaron una barbaridad, se podría decir que entre un 40 y 50% después de la locura que vivimos cuando la gente salió a comprar antes que suban más los precios".

Escasez de stock

A la preocupación que produce la caída de las ventas se suma la falta de stock. Una inquietud que es compartida por la mayoría de los comercios consultados.

"En este momento no tenemos variedad de productos ni de marcas, y no sabemos por qué no nos mandan los productos", expresó a este medio uno de los gerentes.

A esta declaración se sumó la de otro par quien precisó que "hay escasez de stock de todo. La empresa está comprando lo justo y necesario, lo que se sabe que se va a vender y hay pocos productos de cada rubro".

Compartir

Comentarios