Alberto Fernández brindó un discurso en el Teatro Mercedes Sosa en el marco del Día del Maestro. El ex jefe de Gabinete mantuvo una intensa agenda de trabajo en nuestra provincia.

La desigualdad de 'las dos Argentinas' y la educación como el futuro del país, esos fueron los ejes principales de la participación de Alberto Fernández en el Teatro Mercedes Sosa, acompañado por la cúpula de gobernadores regionales y referentes sindicales afines al Frente de Todos. El candidato presidencial tomó la palabra luego de una introducción del mandatario tucumano, Juan Manzur, ante un auditorio lleno.

Al tomar la palabra, Fernández no eludió la figura de Mercedes Sosa, a quien consideró teniendo en cuenta la festividad docente, como "una mujer enorme, que la pasó mal y su talento le hizo sobrellevar lo mal que la pasó, fue una maestra en la música y en la vida. Feliz día, maestros y maestras de Tucumán".

Imagen

"Soy porteño, pero les he salido demasiado federal, la realidad es que yo vivo medio amargado y preocupado por lo distinto que es el país y la desigualdad que tiene. Una de las causas es que nos olvidamos de ser federales, la Constitución dice que es federal, pero la realidad dice que no lo es", expresó con dureza ante la situación que observa en cuanto a la comparación del desarrollo en la Capital Federal y fuera de ella, y amplió: "uno llega al norte argentino, rico en cultura, en su gente, enormes poetas. Llegó la hora de que Argentina recupere la dignidad de prestarle atención a todos los argentinos. No es posible seguir creyendo que hay 'argentinos de primera' y 'argentinos de segunda'".

El candidato presidencial sentenció su consideración a favor de la Argentina federal por la que pregona con contundencia: "para empezar a construir un futuro, hay que hacer una Argentina que le dé una oportunidad a todos los argentinos de nacer, crecer, educarse, trabajar y morir feliz en el mismo lugar donde nació, esa es la obligación que tenemos como argentinos, no hay otra".

Imagen

Finalizado este concepto, el ex jefe de Gabinete explicó que "para eso, es imperioso que la educación funcione", el otro puntal de su discurso: "las sociedades ricas son las que se educaron y desarrollaron la inteligencia de su gente, las que prestan atención a la ciencia y la tecnología, las que amparan a los científicos, que los impulsan a investigar y a encontrar soluciones, esas son las que crecen. No sirve tener muchos minerales sin tecnologías para extraerlas".

Y no finalizó su exposición sin poner un contrapunto claro contra el oficialismo nacional: "otros piensan que la educación es un gasto, a esos hay que decirles que la educación es una inversión a futuro, que estamos invirtiendo para tener una mejor sociedad, con mejor gente y mejores ciudadanos".

Compartir

Comentarios