La Policía investiga otros puntos que se dedicarían a la venta de aparatos.

Personal de la división Delitos contra la Propiedad, de la Direcciòn General de Investigación Criminal y Delitos Complejos, llevó a cabo una medida de allanamiento en una vivienda de barrio Sur, de donde se secuestraron varios teléfonos celulares que habrían sido robados.

La Policía confirmó que en una casa de avenida Néstor Kirchner al 1600 se recuperaron 16 celulares, de alta gama, los cuales se presumen habrían sido robados para luego ser vendidos en el mercado negro.

Los elementos ya se encuentran a disposición de la Fiscalía de turno, quien lleva adelante la investigación.

Compartir

Comentarios