El Presidente enmarcó el escándalo del ex secretario de Obras Públicas en un problema "estructural" de los gobiernos kirchneristas

El presidente Mauricio Macri enmarcó el escándalo del ex secretario de Obras Públicas, José López, a que en la última década hubo corrupción "a niveles inéditos".

Consultado por el diario salteño El Tribuno sobre si el caso de López era algo aislado o respondía a una corrupción estructural del gobierno anterior, Macri dijo que "claramente fue estructural, sin duda". "La corrupción en general ha acompañado las últimas décadas y en la última creo yo que llegó a niveles inéditos", añadió.

Para trazar una diferencia entre el kirchnerismo y su gobierno, el jefe de Estado sostuvo: "Lo importante es que ahora entendamos que el cambio es de todos, hoy la obra pública tiene que ser sinónimo de alegría, de futuro, de mejora de la calidad de vida y nunca más sinónimo de corrupción, de cajas y de abusos".

"Hay mucha obra para hacer. Yo me comprometí a armar el mejor equipo de los últimos cincuenta años y al plan de infraestructura más importante de la historia argentina, y lo hemos puesto en marcha", agregó.

Báez, Aranguren y la cuenta en Bahamas

Macri no esquivó consultas sobre su relación con Lázaro Báez a través de su primo, la cuenta en Bahamas y el ministro de Energía, Juan José Aranguren, quien posee acciones de Shell.

Vinculado al detenido empresario Báez vía su primo Angelo Calcaterra, según denunció el kirchnerism, Macri señaló: "Es de las cosas más creativas que escuché en mi vida, pero ellos son capaces de decir cualquier cosa".

También rechazó las acusaciones por los 18 millones de dólares que tenía depositados en las Bahamas. "La verdad es que ni me di cuenta, honestamente", respondió, y reiteró las explicaciones de los últimos días: que esos fondos estaban en una cuenta de Merrill Lynch y que él no se enteró que la entidad financiera había cambiado de dueños.

"Al Merrill Lynch lo compra un banco suizo que tiene dirección en Bahamas, con lo cual no es que la plata estaba en Bahamas, estaba en un banco europeo. Era mi declaración jurada de los últimos diez años. Soy el político que más transparencia ha tenido sobre su situación personal, siempre he declarado todo", afirmó.

Sobre Aranguren, que  tiene $ 16 millones en acciones de Shell, donde fue CEO antes de sumarse al Gobierno, Macri señaló que fue "atacado injustamente".

"El es un hombre que viene de ahí, se dedicó toda una carrera y se retiró para hacer un aporte a su país. Es realmente una persona muy comprometida con ayudar a que los argentinos podamos vivir mejor. Lo que él tiene es lo que le pagaron producto de su retiro, que debe ser el 0,00001 del capital de Shell", afirmó el Presidente.

Compartir

Comentarios