La artista japonesa llega al Malba con “Dream Come True”, la primera retrospectiva de su trabajo en la Argentina. Pacifismo, denuncia contra la violencia de género en Latinoamérica y ecología son los ejes centrales de la exhibición.

Del 24 de junio al 31 de octubre de 2016 llega al Malba "Yoko Ono-Dream Come True", la primera retrospectiva de la artista en la Argentina, una de las pioneras universales del movimiento conceptual y de participación masiva contemporáneos. La exhibición estará compuesta por más de 80 obras realizadas desde los años '60 hasta la actualidad, que incluyen una variedad exhaustiva de objetos, films, instalaciones y sonidos. Uno de los espacios más importantes estará dedicado a las mujeres víctimas de la violencia de género en América Latina, con testimonios verdaderos y anónimos de sus víctimas.

El eje de esta muestra -curada por Gunnar B. Kvaran y Agustín Pérez Rubio-, y que llega como celebración fundamental de los 15 años del museo, son las míticas Instrucciones que Ono desarrolla desde hace más de sesenta años. Son piezas con mensajes claros, hasta poéticos, que invitan a los espectadores a realizar acciones, como por ejemplo "escuchar el sonido de la Tierra girando".

"Dream Come True es una exposición participativa y de reivindicación que busca reposicionar a Yoko Ono tanto política como socialmente", aseguró en diálogo con Infobae Pérez Rubio, que además de ser uno de los dos curadores, se desempeña como director artístico del Malba desde hace dos años. Cuando llegó a su posición en el 2014, Pérez Rubio supo de inmediato que su objetivo era simple: visibilizar el trabajo de mujeres artistas que no habían sido reconocidas lo suficiente. Hoy, en la sala 3 del museo, se expone la obra de Claudia Andujar, Marcados, una de las tantas mujeres que pasaron por la institución desde que asumió su cargo.

Compartir

Comentarios