Este superalimento previene enfermedades cardiovasculares, eleva el colesterol bueno y es la mayor fuente vegetal de Omega 3. Cómo, cuánto y de qué manera consumirla para aprovechar sus nutrientes.

Mucho se habla de las propiedades de la chía, pero poco se sabe acerca de cómo incluir esta semilla en la alimentación de manera eficiente. Comprarla en la dietética y comerla en un yogurt parece no ser suficiente para aprovechar al máximo todos sus nutrientes.

Con esos interrogantes, Vilma Lo Presti, quien se formó en el Instituto Argentino de Gastronomía, se propuso compilar en un libro recetas simples y sencillas para incluir esta "semilla milagrosa" en la dieta diaria.

Explicó que esta simiente es uno de los llamados "superalimentos" precisamente porque tiene grandes aportes para la salud; "va mucho más allá de ser un alimento que da sensación de saciedad al consumirlo", dijo.

"Genera un gran aporte de Omega 3, posee la cualidad de elevar el colesterol bueno y bajar el malo, reducir los niveles de triglicéridos y su consumo acompañado de una dieta balanceada y ejercicio físico previene las enfermedades cardiovasculares que son la primera causa de muerte en el mundo", sintetizó Lo Presti.

La chía, además, "tiene buen aporte de fibra, soluble e insoluble, y eso aporta al organismo otro mecanismo para eliminar el colesterol que es por barrido en el intestino, con el plus de que la fibra soluble se hincha en el intestino y da sensación de saciedad".

La psicóloga y amante de la cocina contó que Chía, el superalimento. Recetas para todo momento y mucho más, su segundo libro de editorial Planeta, responde a las preguntas que surgieron cuando escribió el primer libro Repostería y panadería con chía, que ganó en 2008 el prestigioso concurso Gourmand World Cookbook Awards, como el "mejor libro de panadería de la Argentina".
Para poner en práctica

Lo Presti apuntó que esa reserva de semillas molidas puede incluirse a la mañana en un yogurt con granola, al mediodía en una ensalada o sopa, o bien en la base de una tarta antes de poner el relleno -o en el relleno mismo-, así como en la preparación de hamburguesas caseras.


-Para "picar": dip de aceitunas verdes
Ingredientes: 200 g de aceitunas verdes, 200 g de queso blanco descremado, 1 cucharada de chía molida, un huevo duro

Preparación: Descarozar las aceitunas y picarlas finamente hasta obtener una pasta. Mezclar con el queso blanco hasta integrar. Incorporar la chía molida. Servir en un bol decorado con huevo duro picado.

-Un plato principal: pollo salteado con verduras
Ingredientes: 2 pechugas de pollo, 1 morrón rojo, 1 morrón verde, 1 zanahoria mediana, 1 cebolla, 1 zucchini mediano, 2 cucharadas de aceite de oliva, 2 cucharaditas de semilla de chía, 1 cucharada de salsa de soja, sal y pimienta a gusto.

Preparación: Cortar el pollo en tiras finas. Salpimentar. Saltear a fuego fuerte en una sartén hasta que resulten doradas. Retirar y reservar. Cortar los vegetales en juliana. En una sartén limpia rociada con aceite de oliva, incorporar los vegetales en este orden y esperando un minuto entre cada uno: zanahoria, morrones, cebolla y zucchini. Cuando estén cocidos pero aún crocantes, incorporar el pollo dorado, las semillas y un chorro de salsa de soja.

-Algo dulce para la tarde: coquitos
Ingredientes: 1 taza de coco rallado, media taza de azúcar impalpable, 1 cucharada de semillas de chía, 2 huevos.

Preparación: Mezclar en un bol el coco rallado, el azúcar, las semillas y agregar los huevos. Formar una pasta. Si quedara muy líquida, rectificar con más coco. Tomar porciones de masa tamaño mediano, formar esferas con las manos humedecidas para que no se peguen. Darle luego la forma de cono característica de los coquitos. Cocinar en horno precalentado a 180° de 10 a 15 minutos hasta que estén dorados.

Compartir

Comentarios