Se trata de Carlos Brandán, quien fuera asesinado en la puerta de un boliche donde trabajaba, en Termas de Río Hondo.


Los hermanos detenidos están sospechados de acompañar al autor material. Un testigo clave y cámaras de un comercio posibilitaron una serie de allanamientos, en torno al homicidio del patovica que murió apuñalado en la puerta del boliche “El Chukaro”.

Trascendió que los dos sospechosos y el homicida fueron vistos, tras herir a Carlos Fabián Brandán y ascender a un remís. Un testigo acudió a la policía para hacer el identikit de los rostros de los tres personajes. Cerca de las 20, la Justicia dio luz verde a una redada mayúscula, en cuyo transcurso cayeron detenidos los hermanos, Carlos Ricardo de 24 años y Walter Orlando Espinoza, de 28.

Para los investigadores, serían los cómplices del sujeto, acusado de herir mortalmente al patovica. Los mismos cayeron detenidos, sin ofrecer resistencia.

Mientras los Espinoza eran alojados en la Departamental local, el Usar realizó otro allanamiento en el barrio Soberanía. Un vocero policial deslizó que buscaban el arma homicida y otras pruebas. A la medianoche, continuaban los procedimientos, ya que el homicida de Brandán, sigue prófugo.

Carlos Rubén Brandán, el custodio asesinado ayer en la puerta de un boliche donde trabajaba en Las Termas de Río Hondo, en Santiago del Estero, es hermano de la periodista Rosana Brandán.  

Rosana Brandán trabajó durante muchos años en Tucumán, primero en Canal 10 y luego en el informativo de Compañía de Circuitos Cerrados (CCC), en Tucumán, pero desde hace tiempo estaba radicada en Buenos Aires, aunque era oriunda de Las Termas.

Según relata El Liberal, dos sujetos asesinaron a puñaladas a Carlos Brandán, de 46 años, quien se desempeñaba como guardia de seguridad de un pub en el centro de Las Termas. Antes del ataque, los hombres le arrojaron a Brandán un vaso de cerveza en la cara, lo que provocó que la víctima corriera en persecución, ignorando que iban armados.

El fatídico incidente ocurrió en la madrugada de ayer, en la vereda del local bailable, ubicado sobre avenida Juan Bautista Alberdi frente al parque Güemes, en la vecina ciudad.

Según la Policía, dos sujetos habrían intentado ingresar al local, motivo por el cual habrían comenzado un altercado con Brandán. Al parecer, el guardia les habría negado la entrada porque estaban ebrios y llevaban vasos y botellas con cervezas. Fue entonces que uno de ellos arrojó un vaso con cerveza en el rostro de Brandán. Los sujetos huyeron y comenzó la fatídica persecución.

A 20 metros, uno de los agresores extrajo un elemento punzante. Brandán recibió nueve puntazos y de ellos cuatro fueron de riesgo, pero el más complicado se produjo en una pierna, que afectó la arteria femoral, lo que derivó en que el herido se desangrara mortalmente.

Los testigos que presenciaron el ataque sólo atinaron a acercarse cuando la víctima comenzó a desvanecerse. Brandán fue trasladado en un vehículo particular hasta el Hospital Zonal de Las Termas y derivado -de urgencia- al Hospital Regional. Alrededor de las 10.30 de la mañana el paciente dejó de existir.

La Justicia ordenó que se le realice una autopsia, a fin de clarificar la tragedia y establecer con exactitud el número y la ubicación de las heridas.

De acuerdo con Diario Panorama, un testigo acudió a la Policía para hacer el identikit de los rostros de los asesinos. La Fiscalía a cargo del caso informó que se busca intensamente a dos hermanos, acusados de haber matado a Brandán.

G.I

Compartir

Comentarios