Los niños y adolescentes de hoy están muy familiarizados con los diferentes servicios digitales, tienen perfiles en diferentes redes sociales y plataformas de mensajería instantánea, participan en foros y comparten archivos a través de estos medios, en los cuales también están en contacto con todo tipo de usuarios.

Roberto Martínez, analista de malware en Kaspersky Lab, explica que, ante este amplio acceso a contenido, información y contactos, los niños se exponen a riesgos y amenazas como robo de datos e información, ciberbullying, grooming (acoso a menores a través de Internet), y extorsión o abusos debido al sexting (intercambio de mensajes, fotos o videos con contenido íntimo o sexual).
 
Frente a este panorama, el experto recomienda que los papás se mantengan al pendiente de los sitios que visitan sus hijos y las personas con las que se relacionan a través de Internet, no solo en la computadora de casa, sino en los dispositivos móviles que los chicos utilizan.
 
Para ello, Kaspersky presenta la solución de seguridad y control parental Safe Kids, con la cual los padres de familia tienen la posibilidad de monitorear la actividad en línea de sus hijos, saber su ubicación física, bloquear acceso a sitios web inapropiados para ellos y mantener un control sobre el tiempo que navegan por la red.

Al respecto, Carolina Mojica, gerente regional de ventas en Kaspersky Lab para América Latina, comenta que los niños de hoy están siempre conectados, la mayor parte del tiempo sin la supervisión de sus papás.
 
“De esta manera, herramientas como Kaspersky Safe Kids brindan a los padres más opciones para proteger y guiar a sus hijos a determinar lo que es apropiado para sus vidas digitales”, indica Mojica.
 
La vocera de Kaspersky agrega que es importante combinar el uso de este software con otras medidas prácticas, como la de colocar las computadoras en áreas comunes familiares y, principalmente, hablar con los niños acerca de las posibles amenazas cibernéticas, para ayudarlos a comprender los riesgos que existen y así guiarlos hacia un uso seguro y responsable de los servicios en línea.
 
¿Cómo funciona Kaspersky Safe Kids?

Esta solución de control parental es un producto “freemium”, es decir, se puede descargar de forma gratuita para computadoras Mac y Windows, así como para dispositivos móviles con iOS y Android, donde es posible disfrutar de las principales características, como administrar la actividad en internet de los niños, el uso de aplicaciones y de los diferentes dispositivos. En los tres casos existe la opción de establecer horarios o límites de tiempo de uso.
 
Además, se puede adquirir una suscripción anual, por 229 pesos, con la cual se agregan opciones adicionales como la posibilidad de conocer la ubicación de los hijos mediante el GPS de su celular, monitorear su actividad pública en Facebook, monitorear mensajes de texto y llamadas en teléfonos Android (con el fin de no violar la privacidad, el texto de los mensajes no se muestra), así como configurar alertas en tiempo real, las cuales llegan a los padres en caso de que los chicos salgan de la ubicación donde deberían estar, o cuando reciban llamadas o mensajes de números sospechosos.

La solución se gestiona a través de una cuenta Mi Kaspersky, donde los padres pueden personalizar las reglas y restricciones que requieran para cada uno de sus hijos. Así, a través de los reportes que la plataforma genera, es posible supervisar la cantidad de tiempo que un niño utiliza los dispositivos, las aplicaciones que instala, las páginas web que visita, su ubicación y el círculo de contactos, entre otros datos, los cuales se muestran por día, semana y mes.
 
 
Finalmente, los expertos de Kaspersky señalan que, además del uso de este tipo de herramientas de control parental, algo fundamental es la prevención, que se da al mantener una adecuada comunicación con los niños y jóvenes, para hacerles ver lo importante que son la seguridad y privacidad en línea para evitar riesgos y amenazas. 

Compartir

Comentarios