Universidad Siglo 21 elaboró una serie de recomendaciones para que los docentes integren los celulares en el aula.

Los smartphones están cobrando una importancia fundamental en la vida de las personas y en la facilitación de sus actividades diarias. A su vez, hoy en día los dispositivos se utilizan desde edades muy tempranas. Es así, que desde Siglo 21 creen viable la introducción del dispositivo en las tareas educativas para contribuir con el aprendizaje y la elaboración de contenido así como también que signifiquen un espacio de reflexión acerca de los valores, conductas sociales, uso responsable, normas de comunicación y respeto mutuo.

Desde la Universidad proponen 5 recomendaciones que creen contribuirán con la correcta integración de los celulares en las clases como recurso pedagógico.

Consensuar normas de convivencia y comunicación. Si se crea un grupo de Whatsapp para compartir información, resultados o actividades es conveniente pautar normas de participación, tiempos para la misma, horarios de disponibilidad así como también cosas que no se aceptarán.

Utilizar el celular como medio de consulta de temas o conceptos nuevos para el grupo. Enseñar a partir de ello cómo evaluar la veracidad de las fuentes de consulta a partir del análisis crítico y comparativo. 

Incorporar las diversas aplicaciones para hacer recordatorios importantes a los alumnos: fechas de entrega de trabajos prácticos, exámenes y cualquier otro evento que implique una planificación previa. Esto puede ayudar a lograr una agenda equilibrada para el estudiante de los primeros años. 

Usar el dispositivo como medio de acceso a la información importante para el grupo. Ya sea mediante audios, imágenes, videos, textos o a través del acceso a sitios de almacenamiento en la nube, carga y descarga de materiales, etc.

Proponer consignas que impliquen compartir en el ámbito público lo que se está logrando y aprendiendo como grupo. Es una buena práctica que, finalizada la clase, se acuerde compartir lo aprendido en una red social de manera de generar contenido útil para la comunidad. Twitter por ejemplo fomenta habilidades comunicativas en pocas palabras. El desafío es hacer público el aprendizaje en sólo 140 caracteres. Instagram permite lo mismo, pero además agrega la posibilidad de subir una imagen.

En el aula, el celular puede ser un valioso aliado que introduce una nueva y más interactiva forma de trabajar los contenidos y permite crear comunidades donde se pauten y acuerden normas de comunicación, trabajo y convivencia para el grupo, fomentando un entorno transparente en donde todos puedan participar, construir y opinar basados en acuerdos previos y colectivos. Asimismo, se va generando un portafolio de evidencias del trabajo grupal cuyos resultados no quedan sólo en la comunidad cerrada del curso, el uso del celular permite abrirlo al mundo, a la opinión y construcción de otros cursos, otros profesores, etc.

Compartir

Comentarios