El trabajo colaborativo con pares de EEUU comenzó en febrero de este año y esperan tener la versión final para 2019

Los investigadores estiman que para finales de 2016 "estarán en condiciones de iniciar las fases pre-clínicas", iniciando la primera fase del proceso en el inicio de 2017.

Si bien aún no está definido el protocolo de investigación para el ensayo clínico, será muy importante la incorporación de personas de América Latina, debido a la alta incidencia de la enfermedad en la región.

Por otro lado, sostuvieron que la vacuna no estará disponible antes del 2019, ya que el plan de desarrollo lleva un proceso que por lo general no es inferior a 3 años. De todas formas los resultados preliminares obtenidos en las distintas etapas de desarrollo y pruebas clínicas irán confirmando o modificando la fecha de disponibilidad.

El trabajo investigativo está siendo desarrollado por Sinergium Biotech, una compañía farmacéutica argentina especializada en la investigación, el desarrollo, la producción y la comercialización de vacunas y medicamentos biotecnológicos de alta complejidad. También participan del proyecto Mundo Sano -una fundación presente en Argentina, España y África-, que firmó un acuerdo con la compañía estadounidense Protein Sciences Corporation.

Los científicos tienen grandes esperanzas debido a que Protein Sciences cuenta con otras vacunas en desarrollo contra el virus del Oeste del Nilo y la encefalitis japonesa, ambos emparentados con el Zika, que han demostrado su capacidad para neutralizar sus respectivos virus en estudios preclínicos.

"Es un paso muy importante para la prevención del Zika en nuestro país, ya que es una vacunas necesaria para la salud pública. Iniciamos con gran entusiasmo la cooperación con Protein Sciences una compañía que demostró tener gran capacidad de desarrollo tecnológico y altos estándares de calidad," afirmó Alejandro Gil, Presidente y CEO de Sinergium Biotech.

Compartir

Comentarios