Este jueves llegan a los cines la nueva película del director manchego y la secuela de “Día de la Independencia”.

Julieta es el nombre de la protagonista del nuevo filme de Pedro Almodóvar. Una mujer que vive en Madrid con su hija Antía. Las dos sufren en silencio la pérdida de Xoan, amado esposo y padre. Cuando Antía decide abandonar la casa paterna, su madre la busca por todos lados solo para descubrir lo poco que sabe de su hija. El abandono, un tema recurrente en el cine del realizador español, vuelve a estar presente en este melodrama de pura cepa "almodovariana". Emma Suárez, tremenda actriz, se luce en el papel principal. Su rostro, sus gestos, su voz transmiten el sufrimiento de una madre intentando sobrevivir ante la incertidumbre. Una performance lograda gracias a su enorme talento y a las líneas de un guión sin giros estrambóticos, que se mantiene dentro de un solo género en una película adulta y carente del humor kitch ochentoso y festivo que se podría esperar de Almodóvar. El resultado es un filme cautivante, con imágenes de enorme belleza visual y una banda de sonido que acompaña los fotogramas acentuando la experiencia cinematográfica.

Día de la Independencia: Contraataque se desarrolla veinte años después de los hechos narrados en la original. Los extraterrestres vuelven a la Tierra para intentar conquistarla, con nueva tecnología y más ansias de destrucción. Roland Emmerich, especialista en cine catástrofe, hace en esta tardía secuela lo que más le gusta: destruir el mundo. Apoyado en increíbles efectos digitales y el formato 3D, recursos inexistentes hace dos décadas, plantea un filme de acción, con dosis de aventuras, guiños a los espectadores más veteranos y mucho humor. No le pidamos coherencia al guión, plagado de escenas de dudosa credibilidad y saltos temporales imposibles. Aunque claro, en esta oportunidad, eso poco importa. Ver a Bill Pullman y Jeff Goldblum nuevamente en pantalla haciendo frente a la amenaza alienígena resulta nostálgico, hasta naif, pero aún funciona. Pochoclera hasta la médula, se disfruta como lo que es: cine pasatista sin dobles discursos ni pretensiones intelectuales. ¡Y está bien!

También se estrenan esta semana el drama romántico Yo Antes de Ti, las nacionales La ilusión de Noemí y Abaco 211, y la coproducción entre nuestro país y Chile, Rara.

Compartir

Comentarios