La modelo fue víctima de otro hackeo y se revelaron nuevas fotos de su intimidad. 'Se las mandé a un chico que me decepcionó', dijo.

Otra vez, Karina Jelinek fue víctima de las garras de un hacker que difundió nuevas fotos de ella en su intimidad. En las imágenes de alto voltaje se la ve totalmente desnuda en la bañadera. Las fotos se las saca ella misma con el objetivo de enviárselas a alguien.  Se trata de un nuevo ataque de hackeo que sufre la modelo de su intimidad. 

'Se las mandé a un chico que me decepcionó. Sé bien quién fue, nos estábamos conociendo', dijo Jelinek, muy dolida. En ese sentido, explicó que se trataba de una relación que comenzó hace pocos meses, 'pero era sólo un histeriqueo, nada serio'.

Compartir

Comentarios