Los datos se desprenden de una encuesta realizada por Microsoft e Isonomía a 150.000 personas.

Más de la mitad de los argentinos estarían dispuestos a trabajar más horas por la misma remuneración a cambio de realizar sus tareas desde sus hogares y manejando sus propios horarios, una flexibilidad que consideran que mejora la calidad de vida y reduce el estrés laboral, según una encuesta presentada hoy por una importante firma tecnológica.

Esta tendencia creciente, conocida como "nomadismo digital", está consolidándose en Argentina, donde el 44 por ciento de las personas encuestadas afirmaron que trabaja “siempre o en determinadas ocasiones fuera de la oficina”, según un trabajo presentado hoy por Microsoft e Isonomía, y realizada vía web entre 150.000 personas.

“La tecnología cambió nuestras vidas en todos los ámbitos, las barreras para teletrabajar ya no son tecnológicas sino una cuestión más cultural. Queremos mostrar a las empresas que las prácticas de nomadismo digital son una oportunidad de transformación empresarial”, explicó el director de Windows y Productividad de Microsoft Argentina y Uruguay, Gabriel Gordon.

Mayor disponibilidad

De las personas encuestadas que actualmente no realizan trabajo diario u ocasional desde fuera de la oficina, el 54% afirmó que “estaría dispuesto a estar siempre disponible fuera de su horario laboral e incluso a trabajar más horas a cambio" de una mayor flexibilidad, y a un 61% “le gustaría que en su trabajo se impulsaran más políticas” relacionadas con esta tendencia.

Gordon explicó que las ventajas de ser un nómada digital “son muchas”, pero además es una tendencia que no “sólo mejora la calidad de vida de los trabajadores” sino también genera “grandes resultados para las empresas, como la reducción de costos”.

Un ejemplo

En este sentido, detalló que “en Estados Unidos y Europa, 1 de cada 5 empleados no tiene la obligación de ir a la oficina ni cumplir horarios, lo que demuestra que el trabajar desde otro lugar que no sea la oficina no disminuye la productividad, es mas en muchos casos la incrementa”.

“No todas las personas somos iguales -continuó-, algunas funcionan mejor trabajando de noche o por las mañanas temprano, otras se concentran más, realizando estas funciones desde sus casas y sin dudas muchas trabajan mejor sin la tensión producida por algún viaje agotador hacia la oficina”.

“Tener un teletrabajo no decae la productividad”, afirmó Gordon, y explicó que el 87 por ciento de las personas encuestadas que tienen esta metodología de trabajo aseguraron que “su productividad aumentó desde que manejan sus tiempos”.

Agencia Télam

 

Compartir

Comentarios