Consideradas como una “superfruta”, poseen un gran valor nutricional y son fundamentales para los deportistas.

La cereza se distingue del resto de las frutas por una sencilla y fundamental razón: es uno de los pocos alimentos naturales que contienen melatonina, la sustancia química que ayuda a controlar el reloj interno del cuerpo. Este es el motivo por el cual consumirlas aumenta la duración del sueño y la calidad del mismo en los adultos que sufren de insomnio crónico.

La nutricionista Laura Romano sostiene que "son realmente saludables y merecen ser incluidas en la alimentación. Son una buena opción para las colaciones entre comida o mismo para la merienda o el postre, debido a su escaso aporte de calorías".

Su fama las colocó en un lugar privilegiado, al punto de ser conocida como la "súper fruta" repleta de antioxidantes que favorecen la reducción de muchas enfermedades. Romano explicó que "poseen efectos laxantes y diuréticos gracias a su contenido en fibra, agua y potasio. Contribuyen en forma positiva a la salud del cerebro y -en consecuencia- a una posible pérdida de memoria".

Como toda fruta, es importante su consumo para el desarrollo integral del sistema inmunológico y al sistema digestivo. La nutricionista enumeró los cinco beneficios de esta fruta y algunos trucos para incorporarla en la alimentación diaria.

Cinco beneficios de las cerezas

Antiinflamatorias: reducen la inflamación del organismo.
Mejoran la calidad del sueño: regulan los patrones naturales de las personas a la hora de dormir.
Gran valor nutricional: una porción de cerezas aporta unas 87 calorías y 3 gramos de fibra.
Fundamental para los deportistas: recomendadas para consumir luego de realizar actividad física por el gran aporte de vitamina C y potasio.
Buena fuente de fibra: ayudan a la digestión y a prevenir la diabetes.

 

Compartir

Comentarios